Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Postoperatorio de la adenoidectomía

20-06-2018
Postoperatorio de la adenoidectomía
Valora esta Noticia:

La adenoidectomía consiste en la extracción de las adenoides o vegetaciones con el objetivo de solucionar los problemas provocados por su agradamiento, como infecciones frecuentes de oído y garganta.

Se trata de una cirugía recomendada tanto para niños como para adultos, aunque generalmente el postoperatorio en adultos suele ser más prolongado y tedioso de llevar, conllevando una duración entre 15-20 días.

Una de las pautas más importantes a cumplir durante el postoperatorio de la adenoidectomía es la toma de muchos líquidos para mantenerse correctamente hidratado y favoreciendo a una curación más rápida.

​​​

¿Qué son las adenoides?

Las adenoides o vegetaciones son dos glándulas situadas una a cada lado de la nasofaringe o cavum, por encima del paladar blando y por detrás de la nariz, formando parte del funcionamiento de nuestro sistema inmunológico junto con las amígdalas y los linfonodos.

Esta formación se encarga de generar anticuerpos y linfocitos para combatir infecciones y ayudar al sistema inmunológico a protegernos de las diversas enfermedades provocadas por bacterias y virus presentes en el aire que aspiramos por la boca o la nariz.

Normalmente, estas glándulas reducen su tamaño de forma natural durante la pubertad y son prácticamente inapreciables durante la edad adulta. Sin embargo, pueden infectarse y agrandarse, provocando problemas respiratorios y dolores de oído así como de garganta.

Aunque el tratamiento inicial para tratar la hipertrofia de adenoides es con fármacos, la solución definitiva es la cirugía, la adenoidectomía. Gracias al tratamiento quirúrgico se consiguen extraer las adenoides por completo y con ello eliminar los problemas provocados por su excesivo tamaño.

A continuación te recordamos cómo se realiza la adenoidectomía y las pautas que deberás seguir durante el postoperatorio para completar la curación.

Operación de adenoidectomía

¿En qué consiste la adenoidectomía?

La adenoidectomía es la técnica quirúrgica que se realiza con el fin de extirpar el tejido adenoideo inflamado y, seguramente, infectado, es decir, extraer las vegetaciones. Esta intervención se realiza bajo anestesia general y durante la misma se  introduce el instrumental de extirpación a través de la boca.

Durante la intervención se raspan las adenoides y se extraen. Seguidamente se aplican compresas especiales sobre la zona, para detener la hemorragia. Este procedimiento suele tener una duración muy corta, aproximadamente de unos 20 minutos.

Tras la intervención, el paciente es llevado a la sala de reanimación donde se recuperará de los efectos de la anestesia y se le vigilará para prevenir las complicaciones que pueda sufrir tras la cirugía.

Al tratarse de una cirugía de carácter ambulatorio, el paciente abandona el hospital el mismo día de la intervención sin necesidad de ingreso y por su propio pie.

Pero… ¿En qué consiste la recuperación? ¿Cómo pasarás los siguientes días del postoperatorio? A continuación desvelamos las pautas más importantes a tener en cuenta y la evolución de toda esta etapa.

Aspectos generales del postoperatorio de la adenoidectomía

Tras finalizar la intervención quirúrgica serás trasladado a la sala de recuperación, donde el equipo médico te cuidará y se asegurará de que te encuentres en las condiciones óptimas. Durante este periodo postoperatorio comprobarán que no presentas dolor ni efectos adversos, como por ejemplo, náuseas y vómitos.

Cuando te hayas recuperado de los efectos de la anestesia, el equipo sanitario valorará si estás en condicionas para sentarte y te trasladarán a la zona de preparación para darte el alta y poder regresar a casa. Ya en la zona de preparación, se asegurarán de tu control del dolor y de que puedas miccionar sin problemas.

Antes de abandonar el hospital, el Otorrinolaringólogo te volverá a explicar todas las pautas que debes seguir durante la recuperación en casa y resolverá cualquier duda que puedas tener sobre la cirugía y las indicaciones postoperatorias. También te entregarán los informes pertinentes y el número de contacto para resolverte dudas o cualquier cuestión que necesites mientras te recuperas en casa. En el caso de que te operes con Operarme.es, para cualquier duda puedes ponerte en contacto con el equipo de atención al paciente para que te ayude a gestionarlo.

Recuerda que ahora llega un periodo en el que deberás de extremar las precauciones para conseguir los mejores resultados y poder reincorporarte a la normalidad lo antes posible. Aunque es una etapa relativamente rápida y sencilla, toda precaución debe ser tomada con especial seriedad y mimo.

A continuación te explicamos los cuidados más importantes a tener en cuenta durante el postoperatorio en casa. No pierdas detalle:

Cuidados durante el postoperatorio de la adenoidectomía. Recuperación en casa

El periodo de recuperación tiene una duración de entre 15 y 20 días, suele ser más rápido en niños que en adultos, siendo posible que los niños puedan regresar a la rutina pasados los 3 - 5 días tras la cirugía y los adultos reincorporarse al trabajo pasados los 10 días tras la intervención. Todo ello, como ya te hemos dicho, siempre teniendo en cuenta las particularidades de cada paciente.

Los aspectos más importantes a tener en cuenta durante la recuperación son los siguientes:

Reposo

Debes descansar. Ello supone que no podrás realizar actividades fuertes al menos durante la primera semana tras la cirugía. De igual modo, no deberás conducir ni utilizar maquinaria pesada hasta pasadas 72 horas. Tanto si se trata de ti como si el recién operado es tu hijo, intentad permanecer relajados y tumbados, con la cabeza ligeramente elevada, el descanso ayudará a disminuir el dolor, reducir el estrés y por supuesto, favorecerá a la curación.

Por otro lado, es normal que tras la intervención quirúrgica pueda aparecer, un pequeño sangrado por la nariz o la boca, tiñendo la saliva o el moco. Se recomienda no sonarse la nariz con fuerza, evitando de esta forma fuertes sangrados. También es posible que aparezcan vómitos de color oscuro durante las primeras horas tras la cirugía. Es totalmente normal y está relacionado con las pequeñas cantidades de sangre que puedas haber tragado durante la intervención. No te preocupes, en caso de que ocurran, pasan rápido y lo superarás durante el primer día de recuperación.

Adenoidectomía

Medicación

Tras el alta médica, seguramente te prescriban analgésicos y antiinflamatorios que deberás tomar durante el tiempo indicado por el especialista, normalmente durante los próximos 10 días. Ten en cuenta que algunos fármacos utilizados para reducir el dolor pueden causarte somnolencia y estreñimiento, de modo que consulta con tu médico los posibles efectos secundarios para evitarlos o cambiar la medicación en caso de ser necesario.

Por lo contrario, se desaconseja el uso de aspirinas dado a que es un fármaco que consigue que  la sangre se vuelva más líquida, es decir, favorece al sangrado.

Dieta

Durante el postoperatorio es necesario comenzar con una dieta blanda y fría, al menos durante los primeros 2 días. Evita comer alimentos calientes o muy condimentados. Mejor consume alimentos como por ejemplo, leche, agua, zumos, gelatinas y caldos frecuentemente. Pasados los primeros días, puedes ir añadiendo alimentos blandos como natillas, yogures, puré de verduras o requesón. Continua con la dieta blanda y fría al menos hasta pasar la primera semana. Después podrás ir añadiendo alimentos de consistencia más dura y aumentando su temperatura, mientras los alimentos sazonados, picantes y calientes quedan terminantemente prohibidos, así como, las nueces, el pan tostado, las palomitas, las galletas o las patatas fritas.

Además, no te olvide de beber mucho agua. Mantenerte hidratado es sumamente importante, aunque durante los primeros días sea lo último que te apetezca, debes ingerir agua a pequeños sorbitos, preferiblemente templada. Es importante que sepas que el agua muy fría o caliente puede irritar los tejidos y ocasionarte molestias.

Control de sangrado

Aunque el peligro de sangrado es mínimo tras la cirugía y el alta hospitalaria, es posible que en casa experimentes alguna hemorragia nasal o bucal leve y espontánea. Mantén la calma, acuéstate y escupe con suavidad la sangre. También puedes realizar enjuagues bucales con agua y hielo, haciendo gárgaras durante varios segundos para detener el sangrado. En caso de que el sangrado se agrave o se prolongue demasiado, acude de urgencias al centro sanitario para evitar complicaciones.

Control de la fiebre

Es muy frecuente que tanto adultos como niños presenten episodios de fiebre postoperatoria, en caso de que la temperatura no baje de los 39º C suele ser síntoma de deshidratación. Intenta beber agua con mayor frecuencia y es aconsejable tomar paracetamol. Si no hace efecto, acude al servicio de emergencias. Ellos podrán ayudarte usando sueros y fármacos intravenosos, solucionando el problema.

Control del dolor

Tras la cirugía el dolor de oído es común. Esto no significa que sea una infección del oído sino que es un dolor reflejo de la garganta. Para disminuirlo y controlarlo, el Otorrinolaringólogo te recetará analgésicos que te ayudarán. También es común, durante la primera semana después de la cirugía, experimentar cierta rigidez y dolor al girar la cabeza en cualquier dirección. No te preocupes, esto se resolverá como la costra sobre la cura, pudiendo controlarlo con la toma de medicamentos.

Si has pasado el postoperatorio sin complicaciones o al menos con síntomas controlados con la medicación prescrita por el especialista, deberás volver a consulta alrededor de 2 semanas después para la cita de control. En esta cita el Especialista comprobará el éxito de la cirugía y tu estado de salud. En caso de que hayas tenido algún problema o complicación durante el postoperatorio, la cita seguramente se habrá dado con anterioridad y el médico se habrá preocupado de resolver los problemas.

Tal y como te comentábamos al inicio de este artículo, los cuidados y recomendaciones expuestas son de carácter general, por lo tanto, el especialista se encargará de adaptarlas a tus características y necesidades particulares, o las de tu hijo. No dudes en preguntarle cualquier duda que te pueda surgir tanto antes del tratamiento de adenoidectomía como durante la recuperación.

¿Estás pensando en solucionar la hipertrofia de adenoides con Operarme.es? Puedes solicitar una cita de valoración quirúrgica para ti o para tu hijo clicando en la siguiente imagen:

Solicita cita con un especialista en adenoidectomía

Si te has quedado con alguna duda sobre el tratamiento y quieres que nuestro equipo de atención al paciente te ayude, puedes llamar al 902 90 75 45.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 20-06-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Otorrinolaringología Otorrinolaringología
Operación de adenoidectomía (extirpación de vegetaciones)

Operación de adenoidectomía (extirpación de vegetaciones)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.740 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso