Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Operación de menisco, ¿qué hay que saber?

09-08-2018
Operación de menisco, ¿qué hay que saber?
Valora esta Noticia:

La artroscopia de rodilla es una técnica utilizada para las diferentes lesiones traumatológicas de la articulación, como por ejemplo, la rotura de menisco.

La cirugía de artroscopia de menisco dura apenas entre 30 y 60 minutos, completándose rápidamente e invadiendo mínimamente la zona a tratar.

Tras la operación de menisco, el dolor, el bloqueo de la rodilla y la inflamación desaparecen así como, la recuperación total se completa pasados unos meses.

​​

Si estás leyendo este artículo, es seguramente porque tú o alguien cercano está pasando por un momento complicado provocado por una lesión de menisco, limitando sus movimientos y conviviendo con molestias que se van agravando.

A continuación puedes encontrar información de carácter general sobre esta afección y cómo se puede solucionar. No pierdas detalle para estar informado y poder tomar la decisión que mejor se pueda adaptar a tu caso.

¿Por qué se opta por la operación de menisco?

Es posible que tras una lesión de menisco, sobre todo en pacientes de edad avanzada, el especialista opte en primer lugar por el tratamiento no quirúrgico. Sin embargo, algunos pacientes no responden a este tipo de tratamiento, denominado “RICE”, reposo, hielo, compresión y elevación en sus siglas en inglés, para tratar el problema, pero frecuentemente lo que ocurre es que los síntomas persisten y las molestias se pueden agravar. En estos casos resulta conveniente ir mucho más allá y realizar una resonancia magnética para confirmar si existe una lesión meniscal importante o de ligamentos. Y si fuese así, es necesario recurrir a la artroscopia de rodilla para poder solucionar el problema.

La cirugía artroscópica se ha convertido en uno de los procedimientos quirúrgicos más comúnmente realizados por los especialistas en traumatología para eliminar las molestias, dolores y otros síntomas ocasionados por la rotura o lesión de menisco. La gran ventaja de este procedimiento es que permite ofrecer una clara y nítida visión del interior de la rodilla del paciente sin necesidad de llevar a cabo una cirugía abierta.

Tras la intervención quirúrgica, el cirujano colocará un vendaje de compresión sobre la zona que te permitirá caminar apoyando la pierna operada, así como realizar movimientos de flexo-extensión de la rodilla.

En el siguiente apartado puedes encontrar más información sobre las causas por las que se llega a producir una lesión o rotura de menisco, siendo así las principales razones por las que se recurre a la operación de menisco para solucionar la situación y eliminar de esta forma los molestos síntomas.

Si estás pensando en someterte a una operación artroscópica de menisco y quieres realizarla a través de Operarme.es, puedes conocer a uno de nuestros especialistas en lesiones de menisco en consulta presencial pinchando a continuación:

Consulta tu caso con un especialista en cirugía de menisco

Causas que derivan en la operación de menisco

Para saber por qué se producen las lesiones de menisco, en primer lugar, es necesario diferenciar entre tres grupos de afectados, clasificándolos principalmente por la salud del menisco, lo cual está directamente relacionado con la edad de los pacientes:

  • Lesión del menisco en pacientes jóvenes: se trata de una lesión propia de deportistas que se caracterizan por presentar un menisco que contiene condrocitos jóvenes, lo cuál les otorga propiedades elásticas que un menisco viejo no tiene. 
  • Lesiones de menisco en pacientes de mayor edad: normalmente se trata de meniscos con un proceso degenerativo ya presente desde hace mucho tiempo, por lo que para romperse tan solo necesita un traumatismo mínimo, provocando una molestia permanente con pocos síntomas, por lo que los pacientes toman altas dosis de antiinflamatorios. En estos casos, el menisco suele romperse en la parte posterior de la cara inferior del menisco medial, lo cual es una de las causas más usuales de dolores en la rodilla, sobre todo en mujeres. Ten en cuenta que las lesiones meniscales son más frecuentes en meniscos degenerativos que en los jóvenes pertenecientes a deportistas.
  • Lesiones de menisco en pacientes que presentan microtraumas: se trata de los casos en pacientes que tienen lesiones a causa de la postura de trabajo, debido a que pasan gran parte del tiempo con la rodilla flexionada. Aunque no es un menisco sano, cabría englobarlo como tal ya que no se considera un menisco con un proceso degenerativo.

Operación de artroscopia de menisco

La forma de producirse la rotura traumática del menisco también se diferencia según la salud del menisco:

  • En el caso de los meniscos previamente sanos, las roturas se suelen producir en profesionales como, por ejemplo, futbolistas, tenistas y fontaneros, ya que se trata de individuos que trabajan mucho con la rodilla en máxima flexión, provocando microtraumas en el menisco de forma continuada. La lesión en estos casos se suele producir debido a una descoordinación entre el movimiento de flexoextensión y el de rotación, que provoca la rotura del menisco en la cara posterior, o en algunos casos una desinserción del menisco, llamada también lesión del paramenisco.
  • En el caso de que se produzca una compresión, la rotura del menisco será vertical y ligeramente oblicua. En este caso, se produce la denominada “rotura en asa de cubo”, que se caracteriza por el desprendimiento de una zona del menisco y posterior desplazamiento al centro de la articulación, provocando un bloqueo en la rodilla y la consecuente imposibilidad de flexionar o extender la rodilla. En el caso de que la lesión se produzca a nivel del paramenisco, la lesión será muy dolorosa pero con posibilidad de cicatrización.
  • En cuanto a las lesiones en meniscos previamente degenerados, la rotura se produce de modo horizontal. En estos casos, los meniscos son mucho menos elásticos que los sanos, por lo que un simple movimiento puede provocar el fallo de control del ligamento cruzado anterior y del cuádriceps que sujetan la rodilla, produciéndose una rotura de menisco por un fenómeno de cizallamiento, una deformación lateral que se produce por fuerzas externas, también llamado corte. Puede producirse en cualquier situación, incluso al dar la vuelta en la cama. Cabe mencionar que esta última lesión es más propensa en mujeres que en hombres.

Aunque ya debes de imaginártelo, este tipo de lesiones o roturas de menisco conllevan diversos síntomas, la mayoría de ellos muy molestos y prolongados.

Para que puedas diferenciarlos todos, a continuación tienes desglosados los signos de lesión más comunes. Recuerda, si detectas alguno de ellos, lo más recomendable es que acudas a un especialista, nadie mejor que un experto es capaz de detectar el problema y, por supuesto, aconsejarte el tratamiento que necesitas.

Síntomas de lesión de menisco

Entre los diversos síntomas asociados a las lesiones de menisco, suelen concurrir denominadores comunes a todas ellas. Estos son:

  • Dolor localizado en la articulación dañada: se trata de un dolor opresivo y contínuo que se vuelve cada vez más molesto al aumentar la presión que soporta el menisco. También aumenta el dolor al llevar la articulación a su límite máximo de movimiento.
  • Falta de movilidad: aunque normalmente, la impotencia funcional no es absoluta, sí se aprecia dificultad para mover la rodilla, rigidez y un acortamiento del recorrido anatómico.
  • La inflamación: teniendo en cuenta que, por norma general, todas las lesiones de menisco suelen llevar asociadas lesiones de ligamentos, tendones, cápsula articular, etc; es posible la aparición de un edema o colección líquida, por lo que aunque es un síntoma común de problemas meniscales es importante no confundirlo por otros motivos que no sean una lesión meniscal, ya que hay multitud de estructuras adyacentes que pueden desencadenar este síntoma.

Por otro lado, cuando se produce una rotura de menisco, se siente como una especie de crujido en el momento de producirse la lesión. A pesar de la irrigación sanguínea de la que gozan los meniscos, su fractura no produce sangrado exteriorizado, no siendo visibles hematomas en la zona afectada.

Como te adelantábamos al inicio de este artículo, toda la información aquí recogida es de carácter general y no debe de ser vista como un diagnóstico o elección de tratamiento, en primer lugar siempre tienes que recurrir a un especialista de forma directa, ya que son los únicos que puede examinar la zona y determinar el tipo de problemática que pueda afectarte y cómo solucionarla.

A continuación, explicamos el tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo que se realiza para solucionar diversas lesiones del menisco:

¿Qué más debes saber sobre los tratamientos reparadores de menisco?

Antes de confirmar la lesión o rotura del menisco, es importante acudir al especialista para evaluar los síntomas y obtener un diagnóstico temprano, ya que hay otras patologías que generan síntomas muy similares y se pueden confundir.

Este diagnóstico se realiza teniendo en cuenta tu historia clínica, es decir, los síntomas que presentas, a lo que se suma el examen presencial que te realizará el especialista. Para confirmarlo, se realizan exámenes de imágenes, que constan de una radiografía y una resonancia magnética, determinando así la ubicación, el tipo de lesión y si existen otras lesiones asociadas.

El tratamiento de lesión de menisco puede ser una artroscopia de rodilla o mediante una meniscectomía u operación de menisco. Esto depende de si los síntomas cesan con medidas físicas como, la rehabilitación con fisioterapia, con medicamentos antiinflamatorios, o definitivamente se vuelven crónicos y requieren de cirugía. Además, se debe conocer la edad del paciente, actividad que realiza y tipo de rotura meniscal.

Pero no todos los desgarros de menisco requieren cirugía. Hay un grupo de lesiones que por su tamaño y ubicación, tienen potencial de cicatrización, sin necesidad de ser operadas.

A ellos se suman los pacientes con artrosis avanzada, es decir, con mucho desgaste de la articulación, en la que la rotura se produce dentro de un contexto de un deterioro global de todas las estructuras de la articulación, y en esos casos se prefiere realizar tratamiento no quirúrgico como primera línea terapéutica, y si éste falla, existen otras alternativas quirúrgicas específicas para esta condición, como lo son las prótesis de rodilla, por la que se opta en los casos en que también existe artrosis.

Operación de artroscopia de menisco

Tiempo de recuperación

Tras la cirugía artroscópica de menisco, es totalmente necesario pasar por un proceso de rehabilitación, siendo esta parte determinante para conseguir reducir el tiempo de recuperación al mínimo y garantizar el éxito del procedimiento.

Por ello, debes tener en cuenta que al iniciar la rehabilitación, bien realizando los ejercicios indicados por el cirujano o acudiendo a un fisioterapeuta, es importante que sigas sus instrucciones y no pierdas masa muscular de la pierna, de esta forma favorecerás la irrigación sanguínea de la articulación y fortalecerás la rodilla para evitar que el menisco sufra todo el peso del cuerpo en la zona.

Si sigues todos los pasos y realizas los ejercicios correctamente, lo normal es que te recuperes pasados entre 2 y 4 meses, recuperando por completo la funcionalidad de la articulación.

Puedes ampliar esta información en este enlace.

Anestesia en la operación de menisco

Uno de los aspectos que siempre preocupa a todos los pacientes sobre los procesos quirúrgicos, es el tipo de anestesia que se va a emplear durante la operación. De acuerdo a esta cuestión, el tipo de anestesia que se emplea para la operación de menisco por artroscopia suele ser la raquídea o regional, sin embargo, existen algunos casos en que se realiza de otro modo, como puede ser el uso de la anestesia general.

En caso de querer ampliar información sobre los tipos de anestesia que se pueden emplear durante una cirugía de menisco, puedes leer este artículo: ¿Cuál es la anestesia de la operación de menisco?

Precio de la operación

En lo que respecta al precio, en el caso de llevar a cabo la intervención a través de  Operarme.es, el precio con todo incluido es de 2.849 €. En él, tal y como hemos indicado, se incluye todo, honorarios de anestesista, honorarios médicos, el uso de instrumental de máxima calidad, preoperatorio, estancia hospitalaria, seguro de complicaciones médicas… Todo lo necesario para que el proceso quirúrgico sea un éxito.

Si quieres conocer más sobre lo que incluye la cirugía a través de Operarme.es o ampliar información sobre la intervención de artroscopia de rodilla para solucionar lesiones de menisco, puedes hacerlo contactándonos o visitando el enlace a continuación:

>>>>> Cirugía de menisco por artroscopia, duración, precio y paso a paso <<<<<

Duración de la cirugía

Tal y como te hemos comentado anteriormente, la duración de la operación de menisco es de entre 30 y 60 minutos, aunque es posible que la duración sea mayor o menos dependiendo de las particularidades de cada caso.

Estancia en el hospital

A pesar de que se trata de una cirugía mínimamente invasiva y relativamente sencilla, deberás permanecer ingresado tras la cirugía al menos 1 día. Esto se debe a que, es necesario que descanses correctamente en el hospital, bien vigilado por si ocurre cualquier contratiempo, además de que te ayudarán e indicarán cómo deberás llevar a cabo los cuidados de la herida y algunos ejercicios que favorecerán la rehabilitación.

También puedes ver el siguiente vídeo resumen sobre las lesiones de menisco y su operación, donde encontrarás toda la información que envuelve a este proceso:

Pero… ¿En qué consiste el tratamiento quirúrgico de menisco? En el siguiente apartado puede encontrar los pasos que se siguen en el quirófano durante una operación de menisco, no pierdas detalle y continua informándote sobre todo este proceso.

A grandes rasgos, ¿Cómo es el paso a paso de la operación de menisco?

Antes de empezar a comentar el paso a paso de la cirugía, te recomendamos que visites este artículo: Recomendaciones previas a la operación de menisco por artroscopia. Completará la información de este artículo.

Llegado el día de la cirugía y tras realizarse el ingreso en el hospital (en caso de que tú seas el paciente), te llevarán al quirófano donde se llevará a cabo la operación de menisco. Allí te encontrarás con el cirujano, el anestesista y uno o dos miembros del equipo de enfermería. A continuación el anestesista medirá tus constantes vitales y procederá a administrarte la anestesia. Una vez la anestesia haya hecho efecto y te encuentres colocado en la camilla, dará comienzo la operación de menisco por artroscopia:

  1. En primer lugar el cirujano rasurará, de ser necesario, la zona de la rodilla para después aplicarle una solución antiséptica para minimizar la posibilidad de infección.
  2. Tras ello, realizará una incisión en la articulación a través de la que introducirá una solución salina que permitirá aumentar el espacio articular y eliminar cualquier líquido turbio que pudiera haber, mejorando así la visibilidad del cirujano a través del artroscopio.
  3. El siguiente paso es la introducción del artroscopio a través de cualquiera de las otras 2 o 3 incisiones (de pequeño tamaño todas ellas) que se han llevado a cabo en la zona de la rodilla.
  4. Con el artroscopio el especialista inspeccionará el interior de la rodilla para confirmar la lesión en el menisco y asegurarse de que no existe ninguna otra lesión en los ligamentos o en el hueso. Tras cerciorarse de ello, procederá con la operación de menisco.
  5. A través del resto de incisiones, el cirujano introducirá los instrumentos quirúrgicos necesarios para la reparación del menisco. Esta reparación del menisco puede ser realizada mediante dos técnicas diferentes, dependiendo de las características del paciente y de la gravedad de la lesión:
  • Meniscectomía parcial: Esta técnica para la realización de la operación de menisco consiste en la extirpación de la parte libre que se desprende debido a la rotura del menisco. La meniscectomía total poco recomendada (aunque a veces necesaria) por provocar problemas futuros de artrosis prematura.
  • Sutura meniscal: Es la técnica más recomendable para la operación de menisco. Consiste en suturar la parte dañada del menisco. Es la elección más habitual en personas jóvenes y deportistas, ya que tiene unos muy buenos resultados a largo plazo.
  1. Tras reparar el menisco con la técnica escogida el cirujano revisará de nuevo que no exista ningún daño en el resto de elementos de la rodilla que pudiera haber sido provocado durante la intervención.
  2. Tras asegurarse de ello, extraerá todos los instrumentos quirúrgicos de la articulación así como el líquido introducido al inicio de la intervención.
  3. Para finalizar, se procederá a suturar las incisiones y a colocar una venda o apósito en la zona, dándose por finalizada la operación de menisco por artroscopia.

Tras la intervención y aún en el quirófano, el anestesista procederá al despertar del paciente, permaneciendo en la sala de operaciones hasta que puedas hablar y moverte de forma espontánea. A continuación te llevarán a la sala de reanimación donde te recuperarás por completo.

La duración de la operación de menisco por artroscopia es de entre 30 y 60 minutos, dependiendo de tus particularidades y de la gravedad de la lesión.

¿Quieres saber los resultados de nuestros pacientes? – Opiniones de pacientes operados

Uno de los puntos más importantes a la hora de someterte a una intervención de menisco es saber que hay personas que también se han operado y todo ha salido bien. Por ello, a continuación te dejamos algunos enlaces a opiniones de pacientes que decidieron solucionar el dolor y la pérdida de movilidad causada por lesiones y se operaron con nosotros:

Opinión de José M. Adarve Pérez. Operado en el Hospital Clínica Santa Elena por el Dr. Diego García Germán Vázquez

Opinión de Enrique Benitez. Operado en el Hospital Viamed Montecanal por el Dr. Javier Villasante Marín

Solicitar consulta de valoración

Si estás pensando en operarte pero no sabes con qué médico o en qué hospital, en Operarme.es te facilitamos las cosas proporcionándote una consulta de valoración quirúrgica gratuita y sin compromiso.

De este modo podrás conocer a nuestro Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica en tu ciudad, comentarle tu caso, que revise tus informes y pruebas médicas, confirme que requieres la intervención y juntos decidáis solucionar tus dolores y falta de movilidad de una vez por todas.

Si necesitas más información sobre cómo funcionamos o el cirujano especialista con el que trabajamos en tu ciudad, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de atención al paciente a través de nuestro formulario de contacto, indicando correo electrónico y número de teléfono, así como llamando al 902 90 75 45 si lo consideras oportuno.

Por otro lado, si tienes claro que quieres conocer a uno de nuestros especialistas en rodilla, puedes pinchar a continuación y solicitar la consulta de valoración quirúrgica en un par de pasos, clicando en la siguiente imagen:

Solicitar consulta con un especialista en traumatología y cirugía ortopédica

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 09-08-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso