Cirugía de hernia inguinal, tipos, ventajas y complicaciones

4.6 (92%) 977 votos
05-04-2019
Cirugía de hernia inguinal, tipos, ventajas y complicaciones
  • Publicado: | Actualizado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Una hernia inguinal se desarrolla debido al debilitamiento de la pared abdominal en la zona de la ingle por la que el intestino u otro órgano de la zona se puede protruir, observándose como un bulto en el área.

La cirugía de hernia inguinal puede realizarse, principalmente, mediante dos técnicas: la cirugía abierta o convencional y la cirugía de mínima invasión por vía laparoscópica.

Tras realizarse la cirugía de hernia inguinal, sea por la técnica que sea, se consiguen eliminar los dolores y restaurar la calidad de vida del paciente en apenas 3 semanas de recuperación.

​​

¿Por qué se realiza la cirugía de hernia inguinal?

La cirugía de hernia inguinal se realiza con el objetivo principal de eliminar síntomas como el dolor en la zona abdominal e inguinal y las diferentes molestias provocadas por el desplazamiento de uno o varios órganos a través del orificio que se ha producido en la pared abdominal.

Por otro lado, es posible que la hernia inguinal no te cause dolor u otros problemas por lo que, en principio, puedas continuar con tu día a día sin requerir cirugía. Sin embargo, estas hernias, en la mayoría de los casos, no desaparecen por sí mismas o se consiguen autoreparar, sino que se vuelven más grandes y pueden conllevar problemáticas mayores como son la incarceración, la estrangulación de la hernia inguinal o la oclusión del intestino. Estás complicaciones pueden llegar a ser potencialmente mortales y, evidentemente, requerir de una cirugía de emergencia.

Existen diversos tipos de cirugías de hernia inguinal, siendo la principal diferencia las mejoras en la recuperación.

El tratamiento definitivo de la hernia inguinal siempre es quirúrgico, pero puede realizarse mediante diferentes tipos de cirugía de reparación, teniendo todas el mismo objetivo: reintroducir el tejido abultado fortaleciendo la pared abdominal con o sin malla y realizando los puntos de sutura que actuarán de soporte.

En el siguiente apartado te explicamos los diferentes tipos de cirugía de hernia inguinal, pero si estás pensando en someterte a una operación de hernia inguinal y buscas a los mejores especialistas en Cirugía General y del Aparato digestivo de tu ciudad, puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica clicando en la siguiente imagen:

Tipos de cirugía de hernia inguinal

Tal y como ocurre en muchos de los tratamientos quirúrgicos, hoy en día, uno puede recurrir a diversos tipos de técnicas para solucionar el mismo problema. En este caso, el de la cirugía de hernia inguinal, podemos diferenciar entre los tratamientos con malla, bien mediante la cirugía laparoscópica o mediante la cirugía abierta o, por otro lado, está el tratamiento de reparación sin malla mediante las diversas técnicas de sutura, sin embargo, estas últimas están prácticamente en total desuso en la mayoría de los países.

A continuación te las explicamos una por una para que puedas conocer las diferencias por las que destaca cada tipo de cirugía de hernia inguinal y en qué consiste cada uno de estos tipos:

Reparación abierta de hernia inguinal con malla

La cirugía de hernia inguinal abierta, es conocida como la operación convencional o clásica para reparar la pared del abdomen por la que ha protruido un órgano. Esta reparación consiste básicamente en colocar una malla estéril en la parte superior del defecto, reforzando la región inguinal y realizando puntos de sutura para conseguir asegurar la sujeción, así como cerrar la incisión de acceso a la zona.

Se trata de un tipo de cirugía libre de tensión, es decir, que los puntos de sutura no ejercen tensión sobre los músculos abdominales, por lo que la recuperación postoperatoria suele reducirse notablemente. Además, esta cirugía de hernia inguinal se realiza bajo anestesia general o raquídea y tiene una duración aproximada de entre 30 y 40 minutos.

Hoy en día, se recurre a dos tipos de cirugía con malla para reparar una hernia inguinal: la reparación de hernia inguinal mediante la cirugía abierta y la cirugía de hernia inguinal por laparoscopia.

Reparación laparoscópica con malla

La cirugía de hernia inguinal con malla mediante la vía laparoscópica es una operación de reparación de mínima invasión. Durante este tipo de cirugía de hernia inguinal se consigue colocar una malla en la zona del defecto a través de pequeñas incisiones en el abdomen.

Para llevar a cabo esta cirugía se realizan las anteriormente comentadas incisiones, a través de las cuales se introduce el instrumental quirúrgico y la diminuta cámara para observar el interior, evitando de esta forma realizar una gran incisión y reduciendo prácticamente al mínimo el periodo de recuperación postoperatorio. Esto se realiza generalmente bajo anestesia regional o general, con la razón de garantizar una correcta ejecución de todos los pasos y asegurando que el paciente no pueda sentir nada durante la cirugía.

Se trata de una cirugía que a pesar de que tiene ventajas a nivel de recuperación, más corta que el resto de tipos de abordaje, sí implica un tiempo de intervención más prolongado, pudiendo ser de entre 90 y 120 minutos.

Especialistas en cirugía de hernia inguinal

Reparaciones de sutura sin malla

Las reparaciones de hernia inguinal con sutura son un tipo de cirugía abierta en las que no se emplean mallas para reparar el defecto o abertura en la pared abdominal a través de la cual se produce la protrusión del intestino u otro órgano de la zona.

Se trata de operaciones de reconstrucción de las cuatro capas de la fascia (estructura de tejido conectivo muy resistente que envuelve todas las estructuras corporales. Dando soporte, protección y forma al organismo) o la sutura para volver a unir las áreas implicadas por las cuales se ha producido la hernia inguinal.

Este tipo de reparación de hernia inguinal se puede realizar de varias formas entre las que se diferencian:

  • Reparaciones de hernia inguinal con sutura con tensión: bien con la técnica Bassini, en la que se sutura el tendón conjunto (formado por los extremos distales de los transversos del abdomen y por los músculos oblicuos internos) al ligamento inguinal  o, bien la técnica Shouldice durante la cual se van reconstruyendo las diversas capas de la pared abdominal hasta reparar el defecto.
  • Reparaciones de hernia inguinal con las suturas sin tensión: este tipo de reparación puede realizarse empleando la técnica Desarda, en la que se emplean suturas reabsorbibles, se trata de una técnica libre de tensión sobre los músculos, libre de malla y que tienen muy en cuenta las características fisiológicas de cada paciente. También existe la técnica Guarnieri, otra técnica de reparación con sutura sin tensión que puede realizarse utilizando o no una malla. Al igual que la técnica anterior presta atención a la fisiología.

Sin embargo, como ya te adelantábamos al inicio de este artículo, este tipo de cirugía inguinal con sutura y sin malla, ya no suelen realizarse dado que las intervenciones de reparación con colocación de malla dan mejores resultados y minimizan las probabilidades de reaparición de la patología.

Bien, conocidos todos los tipos de cirugía de hernia inguinal que existen y a los que se puede seguir recurriendo hoy en día, como son la cirugía abierta o la cirugía laparoscópica ¿sabes qué ventajas presenta cada una? Continúa leyendo para conocer los beneficios generales de la cirugía de hernia inguinal y los particulares de cada tipo:

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía de hernia inguinal?

Aunque ya debes imaginarte cuales son las ventajas principales de la cirugía de hernia inguinal como son, claramente, corregir el defecto y eliminar las molestias y dolores diarios provocados por el mismo, consiguiendo así una mejora de tu calidad de vida, a continuación nos centraremos en las ventajas de cada uno de los tipos de cirugía de hernia inguinal que existen.

Pero antes, decirte que al corregir la hernia inguinal, se eliminan las posibilidades de que aparezcan complicaciones de la hernia como las anteriormente nombradas, la incarceración o la estrangulación de la hernia. De todos modos, cada tipo de cirugía de hernia inguinal tiene sus propias ventajas:

Ventajas de la cirugía abierta de hernia inguinal

En cuanto a las ventajas de la cirugía abierta de la hernia inguinal, los especialistas destacan:

  • Apta para pacientes de alto riesgo operatorio: la técnica abierta o convencional se puede realizar bajo anestesia local con sedación, anestesia regional o anestesia  general por lo que resulta conveniente en pacientes que tienen problemas o afecciones adicionales a la hernia y para los que está contraindicado algún tipo de anestesia.
  • Tiempo intraoperatorio corto: el periodo que dura la cirugía abierta de hernia inguinal es de apenas 30 – 40 minutos.
  • Estancia hospitalaria: el tiempo que deberás permanecer hospitalizado tras la cirugía es muy corto, normalmente tras una noche puedes regresar a casa.
  • Alta tasa de éxito: tras la cirugía abierta de hernia inguinal las posibilidades de reaparición son mínimas, siendo de 1 a 10 de cada 100 cirugías realizadas.
Una de las principales ventajas de la cirugía de hernia inguinal con malla es que el defecto herniario no se cierra, sino que se cubre con el material protésico, lo que disminuye notablemente la recurrencia de la hernia.

Cirugía de hernia inguinal, tipos, ventajas y complicaciones

Ventajas de la cirugía de hernia inguinal por laparoscopia

Los especialistas destacan entre las ventajas de la cirugía de hernia inguinal por laparoscopia, los siguientes aspectos:

  • Cirugía mínimamente invasiva: a diferencia de la cirugía convencional, para la técnica laparoscópica se requiere de 3 pequeñas incisiones en el abdomen. Esto conlleva que las cicatrices postoperatorias también serán mínimas y muy disimuladas cuando finalicen de curar.
  • Periodo corto de recuperación: a pesar de que el tiempo intraoperatorio es ligeramente más elevado que el de la cirugía abierta, la recuperación es más liviana y rápida tras una cirugía laparoscópica de hernia inguinal. La duración media en alcanzar la recuperación total es de apenas 3 semanas.
  • Corta estancia hospitalaria: tras la cirugía, el tiempo que deberás permanecer ingresado en el  hospital es de apenas 1 – 2 días, siendo posible abandonar el centro, en la mayoría de los casos, tras la primera noche. 

En cuanto a las complicaciones de la hernia inguinal, puedes encontrarlas explicadas en el siguiente apartado. Insistimos en que son muy poco probables y, generalmente, son posibles de solucionar durante el acto quirúrgico o con los cuidados e indicaciones postoperatorias.

Riesgos y complicaciones de la cirugía de hernia inguinal

Sabemos que someterse a una cirugía siempre es una decisión complicada y siempre se miran, además de las ventajas que te pueda aportar el tratamiento, los posibles riesgos y complicaciones a las que uno se pueda enfrentar en caso de que algo se complique. No te preocupes, ya te adelantamos que los riesgos y complicaciones de una cirugía de hernia inguinal ocurren muy rara vez y en caso de que pasen, todos son controlados y solucionados rápidamente por las manos expertas del cirujano y su equipo.

Las complicaciones graves son las que se presentan con menos frecuencia, presentando porcentajes ínfimos (0,13% - 0,65%) entre todos los pacientes intervenidos que hayan podido presentar algún daño vascular o de lesión de órganos adyacentes presentes en el abdomen

A pesar de ello, a continuación te desglosamos los riesgos a los que puedes enfrentarte durante una cirugía de hernia inguinal:

  • Una reacción adversa a la anestesia: al igual que en cualquier tipo de cirugía, existen posibles riesgos relacionados con la reacción que pueda provocar la anestesia al paciente.
  • Infección y sangrado de la incisión: en caso de que ocurran son totalmente controlables y tratadas con fármacos para reducir su prolongación el tiempo así como, evitar que se compliquen.
  • Daño a los nervios, entumecimiento en la piel, pérdida de irrigación sanguínea en el escroto o en los testículos que resulta en atrofia testicular (en el caso de los hombres). Todo ello es muy poco probable de que ocurra, sobre todo, si te encuentras en manos expertas.
  • Daño al conducto que transporta el esperma: desde los testículos hasta el pene (conducto deferente). Esta complicación al igual que las anteriores tienen muy pocas posibilidades de ocurrir y menos aún en cirugías llevas por especialistas experimentados.
  • Daño a la arteria o la vena femoral: durante la introducción o extracción del instrumental durante la cirugía. Se trata de una complicación muy poco frecuente y es posible de solucionar durante la cirugía sin agravar el problema.

Si estás pensando en solucionar los problemas provocados por el desarrollo de una hernia inguinal, puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica contactando con nuestro equipo de atención al paciente o clicando en solicitar cita o bien, llamando al 902 90 75 45:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 5 de octubre, 2018
Fecha de modificación: 5 de abril, 2019

Aviso médico: Los contenidos publicados en Operarme.es tienen como objetivo la divulgación, a un público general, de información médica de confianza y están revisados por profesionales sanitarios. En ningún caso, debe ser utilizada para realizar un diagnóstico, indicar un tratamiento o sustituir la opinión médica de un profesional en consulta presencial. Más información en los enlaces a continuación:

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso

Do you want to be assisted in english?

Hi, I’m Stéphanie, Patient Care assistant.

If you need to be assisted in english, you can contact us through the following ways:

Email: estefaniaperez@operarme.es

Calling +34 678 00 58 61

Or, if you prefer, you can write your name and telephone number, and we will call you back as soon as posible,

Thank you.