Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Meniscectomía, qué es, tipos, ventajas y complicaciones

4.5 (90%) 886 votos
30-10-2018
Meniscectomía, qué es, tipos, ventajas y complicaciones
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:
​​

La meniscectomía es la cirugía en la que se retira el tejido desgarrado de un menisco roto, con el fin de eliminar los dolores en la zona y desbloquear la articulación para recuperar la movilidad.

Las lesiones o roturas de menisco pueden producirse por diversos motivos siendo los más comunes: caídas, prácticas deportivas de alto rendimiento o desgaste debido a la edad.

La meniscectomía es una cirugía se realiza con anestesia regional y mediante artroscopia, técnica de mínima invasión que asegura una recuperación más llevadera y rápida.

​​

¿Por qué es necesaria una meniscectomía?

Aunque seguramente ya lo sepas, en el caso de una lesión de menisco se opta por el tratamiento quirúrgico siempre que los tratamientos conservadores no quirúrgicos (RICE: reposo, hielo, compresión y elevación) no surtan efecto o no sea posible su realización, recomendándose la cirugía de reparación.

En el caso de la meniscectomía, esta cirugía se realiza cuando una lesión o rotura de menisco provoca molestias, dolores y otros síntomas que conllevan el bloqueo de la rodilla y limitan la vida del paciente afectado. Generalmente, esta cirugía se recomienda tanto en personas jóvenes como en adultos de edad avanzada, siendo la causa más común de la lesión del menisco un traumatismo durante la práctica de alguna actividad deportiva o tras otro tipo sobreesfuerzo de la articulación (subir escaleras, caída, etc.).

La meniscectomía es la extirpación quirúrgica de una mínima parte o la totalidad de un menisco desgarrado.

La meniscectomía se realiza con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente, además de devolverle la movilidad normal a la rodilla afectada desbloqueándola. Si bien la meniscectomía es una técnica concreta dentro de la operación de menisco por artroscopia, la reparación del menisco afectado puede llevarse a cabo por otras vías siempre que fuera posible, aunque la más habitual es la técnica de meniscectomía parcial. Estas técnicas son la sutura de menisco, haciendo un trasplante de menisco (en caso de pacientes que se van a reintervenir de la misma lesión) o como última opción, realizarse un implante de colágeno (proceso que se realiza muy rara vez). Por ello, uno de los puntos clave antes de recurrir a cualquier tipo de cirugía es contar con un especialista en rodilla que tras una valoración exhaustiva te indique la mejor opción.

Cirujana haciendo meniscectomía

Te invitamos a continuar leyendo para conocer en profundidad los diferentes tipos de meniscectomía y en caso de que estés buscando una solución para eliminar los problemas provocados por la lesión, puedas tomar la mejor decisión para recuperar la normalidad en tu día a día.

Tipos de meniscectomía

En lo que respecta a la meniscectomía, hoy en día sólo se realiza la meniscectomía parcial, acompañada en ocasiones de sutura meniscal si es posible. La meniscectomía total, como explicamos a continuación, ha caído en desuso.

Meniscectomía parcial

La meniscectomía parcial es la técnica más utilizada para solucionar los problemas de menisco mediante la extirpación de la parte libre que se desprende en los casos de rotura del menisco

La decisión de extraer parte o la totalidad de un menisco se toma en base a la ubicación del desgarro, la longitud del mismo, el patrón que éste presenta y su estabilidad. Además, otros factores importantes que debe considerar el especialista son el estado de la rodilla afectada, la edad del paciente así como otros factores particulares de cada individuo, como por ejemplo, lesiones anteriores, enfermedades de las articulaciones, otras patologías, medicación, etc.

Este tratamiento es el indicado para pacientes que presentan mucho dolor y/o hinchazón en la zona, ya que estos síntomas conllevan la necesidad de extraer los fragmentos desgarrados del menisco y proceder a alisar los bordes quirúrgicamente para suavizar el resto del menisco. En estos casos, los cirujanos tratan de conservar la máxima cantidad de tejido meniscal posible para prevenir la degeneración de la articulación a largo plazo y permitir al paciente regresar con normalidad a sus actividades y rutina diarias.

La meniscectomía artroscópica parcial se realiza con mayor frecuencia que el resto de técnicas, dado que se adapta mejor a la mayoría de las roturas meniscales.

Meniscectomía total

La meniscectomía total consiste en la extirpación completa del menisco. Hoy en día esta técnica está en desuso porque se vió que los pacientes a los que se le realizaba sufrían un proceso de artrosis acelerada, realizándose tan sólo la meniscectomía parcial.

Lesión de menisco

Alternativas a la meniscectomía: sutura meniscal

La sutura meniscal es la técnica más recomendable para la operación de menisco, aunque sólo es posible en un tipo de roturas concretas y puede conllevar gastos adicionales al coste de la intervención. Consiste en suturar la parte dañada del menisco. Es la elección más habitual en personas jóvenes y deportistas, ya que tiene muy buenos resultados a largo plazo.

Para determinar la viabilidad de este tratamiento, el especialista en traumatología tendrá en cuenta el tamaño del desgarro y su ubicación, además de la edad del paciente, su estado de salud y el tipo o nivel de actividad que realiza diariamente. Asímismo, comprobará que el menisco puede ser reparado con éxito, es decir, que la lesión es reparable sin necesidad de extraer la porción afectada.

Por otro lado, deberías saber que en algunos casos los desgarros de pequeñas dimensiones ubicados en el borde externo del menisco pueden sanar solos. Sin embargo, cuando son más grandes y se encuentran hacia la zona centro, corren el riesgo de no sanar correctamente, dado que la irrigación de sangre en este área suele ser deficiente, por lo que es en estos casos cuando los especialistas consideran buena opción la sutura meniscal.

A pesar de todo, se suele optar por una mezcla de meniscectomía y sutura meniscal, aunque depende del tipo de rotura de menisco.

¿Estás buscando cómo solucionar las molestias provocadas por una lesión de menisco? Puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica en tu ciudad clicando en la siguiente imagen:

Bien, ahora que tenemos claro qué son y cómo se diferencian las cirugías empleadas para solucionar las roturas y lesiones de menisco, la meniscectomía y la sutura meniscal, vamos a explicarte la meniscectomía paso a paso. Puedes continuar leyendo para conocer en detalle todo el proceso quirúrgico:

¿En qué consiste una meniscectomía?

La meniscectomía es un proceso quirúrgico que se realiza generalmente por artroscopia, una técnica mínimamente invasiva que reduce las posibilidades de complicaciones y aseguran una recuperación más rápida y llevadera.

La meniscectomía se realiza bajo anestesia regional y tiene una duración de apenas 30 – 60 minutos

Para que puedas comprender con mayor exactitud lo que ocurre durante una cirugía de meniscectomía, a continuación te explicamos los pasos que se siguen en el quirófano durante su realización:

Ya en el quirófano, el primer paso será seguir las indicaciones del cirujano para colocarte sobre la camilla en la posición quirúrgica que éste te indique. A continuación:

  • El especialista junto con el anestesista, procederá a administrarte la anestesia regional. De cintura hacia abajo no sentirás nada durante la cirugía.
  • Si fuera necesario, se rasurará la zona donde se llevaran a cabo las incisiones, limpiándola y desinfectándola.
  • Seguidamente, el cirujano realizará de 2 a 3 incisiones, según su criterio, de entre 2 y 4 cm cada una.
  • A través de una de estas incisiones, el cirujano introducirá una solución salina para mejorar la visibilidad del interior de la rodilla, eliminando cualquier líquido que pueda enturbiar la imagen percibida a través del artroscopio.
  • A continuación se procederá a introducir por una de las incisiones el artroscopio, se trata un tubo estrecho con una cámara diminuta y una luz en un extremo, conectada a través de fibra óptica a un monitor por el otro, que permite al cirujano ver el interior de la rodilla sin necesidad de abrir la articulación.
  • Las demás incisiones serán utilizadas para introducir las herramientas quirúrgicas en el interior de la articulación para llevar a cabo la meniscectomía.
  • Normalmente, la técnica utilizada será una mezcla entre meniscectomía parcial y sutura meniscal, ya que pocas veces se produce la rotura tan sólo en una parte del menisco. La sutura sólo se realiza en la parte vascularizada del menisco, mientras que la meniscectomía se realiza en la zona no vascularizada, ya que no puede regenerarse sola.
  • Cuando el médico dé por finalizada la cirugía, extraerá la solución salina, el artroscopio y el resto de herramientas quirúrgicas, suturando las incisiones y procediendo a la colocación del apósito. Tras ello, se le llevará a la sala de reanimación donde se recuperará de la anestesia.

La duración de la operación de menisco por artroscopia varía dependiendo de la gravedad de la rotura, por lo que normalmente se realiza en aproximadamente 30 o 60 minutos.

Tras la cirugía serás llevado a la sala de reanimación, donde te recuperarás de los efectos de la anestesia y estarás bajos los cuidados del personal sanitario para comprobar que todo ha ido bien hasta que se restablezcan tus constantes vitales. En cuanto te den el visto bueno de que todo transcurre correctamente, serás llevado a tu habitación donde deberás permanecer al menos 1 día hasta que te den el alta hospitalaria.

La recuperación total tras una meniscectomía suele alcanzarse al cabo de 2 a 4 semanas.

Continúa leyendo para conocer las ventajas más importantes que aporta la meniscectomía:

¿Cuáles son las ventajas de una meniscectomía?

Tras la cirugía, el principal beneficio que te aportará la operación de meniscectomía es, evidentemente, solucionar la rotura o lesión y con ello eliminar los dolores, la inflamación y el bloqueo de la articulación, permitiéndote llevar una vida normal sin molestias y regresar a tu actividad deportiva sin limitaciones.

Meniscectomía por artroscopia de rodilla

Por otro lado, las mejoras generales que uno obtiene con la cirugía de menisco son:

  • Eliminar el dolor: tras la cirugía, el dolor agudo en la zona al apoyar o presionar la parte inferior de la rodilla se reduce al mínimo y desaparece progresivamente durante la recuperación.
  • Previene y reduce la atrofia muscular: la masa muscular que hayas podido perder durante la etapa de lesión, por no realizar esfuerzos con la pierna afectada, vas a poder ir recuperándola durante la recuperación y con ayuda de la rehabilitación. Tras la cirugía podrás fortalecer la rodilla y recuperar su movilidad habitual.
Para asegurar el éxito de la meniscectomía es necesario realizar un proceso de rehabilitación con fisioterapia y supervisión de un profesional posterior.

En cuanto a las ventajas relacionadas con la técnica quirúrgica empleada, la meniscectomía por artroscopia, destacan las siguientes:

  • Reducir el tiempo de recuperación: al realizar incisiones mínimas, la cicatrización de las mismas es más rápida que en el caso de que fuera una cirugía abierta. También es más rápida la recuperación en el caso de la meniscectomía con respecto a la sutura meniscal. 
  • Menor estancia hospitalaria: gracias a que el sangrado y los tejidos afectados son mínimos, puedes volver a casa el mismo día tras la cirugía o al día siguiente, evitando pasar varios días en el hospital.
  • Reducción de complicaciones: además de reducir el tiempo de recuperación, también se minimizan las posibilidades de formación de coágulos, hemorragias o infección gracias a que las incisiones son mínimas y queda mejor de forma estética.

¿Existen riesgos o complicaciones de una meniscectomía?

La meniscectomía no suele causar complicaciones pero, como ocurre con todo procedimiento quirúrgico, siempre existen posibilidades de que se dé algún contratiempo. Entre los riesgos de una meniscectomía es posible encontrarse con:

  • Daños en los nervios: durante la intervención existe un porcentaje mínimo de afectar los nervios presentes en la articulación al ser un área de pequeñas dimensiones en las que se introducen diversas herramientas quirúrgicas. De todos modos, como te comentábamos, este tipo de complicaciones ocurren muy rara vez y son solventados durante la cirugía.
  • Reacciones a la anestesia: al igual que durante cualquier procedimiento quirúrgico es posible sufrir una respuesta negativa a los fármacos usados para la analgesia, pero tal y como se da en el caso anterior, los especialistas pueden solventarlo tanto durante como después de la intervención.
  • Riesgos de sangrado o infección.
  • Degeneración acelerada de la articulación: en caso de que se extraiga más tejido meniscal durante la cirugía, ello puede conlleva que la rodilla tenga menor capacidad de distribución de carga y se produzca un desgaste mayor en la articulación.

De todos modos, insistimos en que estas complicaciones y riesgos, tanto intra- como postoperatorios se dan en poquísimas ocasiones y suelen ser solventados en el mismo acto quirúrgico o durante la rehabilitación bajo el atento cuidado del personal sanitario.

Solicitar cita de valoración quirúrgica con Operarme.es

Si quieres solucionar de una vez por todas los problemas y limitaciones provocados por la rotura de menisco, recuperar la normalidad de tu día a día y mejorar tu calidad de vida. Ponemos a tu disposición a los mejores especialistas en Traumatología y Cirugía Ortopédica de tu ciudad. Solo tienes que clicar en la siguiente imagen para solicitar una consulta de valoración quirúrgica con nuestro especialista para que conozca tu caso y pueda verificarte la viabilidad de una meniscectomía para tu problema.

También puedes reservar la consulta con el especialista para valorar la cirugía llamando al 902 90 75 45 o bien a través del formulario de contacto.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 30-10-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso