Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Extracción de vesícula, ¿qué hay que saber?

4.5 (90%) 887 votos
31-10-2018
Extracción de vesícula, ¿qué hay que saber?
  • Publicado: | Actualizado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La operación de extracción de vesícula tiene el objetivo de eliminar los síntomas de los cálculos biliares. Aunque en ocasiones esto resulta asintomático, retrasar la cirugía conlleva situaciones más graves.

La operación de extracción de vesícula, o colecistectomía, se puede hacer con laparoscopia o cirugía abierta. Aunque es más común la laparoscópica, a veces se realizará la extracción de vesícula con cirugía abierta.

Tras la operación de extracción de vesícula se pasará por un periódo de adaptación para que el cuerpo se acostumbre a vivir sin vesícula. Cuando te recuperes de la cirugía, podrás llevar una vida normal.

​​

¿Por qué se realiza la extracción de vesícula?

Antes de dar paso a los motivos por los que se realiza la operación de extracción de vesícula, o colecistectomía, es importante saber cómo funciona este órgano. La vesícula biliar está debajo del hígado y se encarga de almacenar la bilis, un líquido formado por sales producidas por el hígado cuya función es descomponer las grasas que ingerimos. De esta manera, cuando se hace la digestión de los alimentos en el intestino, la vesícula expulsa la bilis a través del conducto biliar común, entre la vesícula y el hígado, ayudando a la digestión de los alimentos más grasos.

En algunos casos, la bilis se cristaliza formando cálculos biliares, dando lugar a una vesícula enferma. Aunque se desconocen las causas, la formación de cálculos biliares va a asociada a un alto porcentaje de colesterol en la bilis, a una cantidad excesiva de bilirrubina y al mal funcionamiento de la vesícula.

Los cálculos biliares pueden suponer un tamaño pequeño, como un grano de arena o, por el contrario, tener las mismas dimensiones que una pelota de golf. Las piedras en la vesícula, independientemente de su tamaño, pueden resultar asintomáticos o, en el peor de los casos, causar una obstrucción en el conducto biliar. Esta afección es, en la mayoría de casos, una condición dolorosa e inflamatoria.

La operación de extracción de vesícula mejora la calidad de vida de aquellas personas que han padecido digestiones pesadas y dolorosas con cólicos, durante mucho tiempo. Por lo tanto, la colecistectomía no debe demorarse mucho cuando los síntomas son claros y se sabe de la presencia de cálculos en la vesícula.

Retrasar la operación de extracción de vesícula puede agravar la situación, causando una colecistitis, una pancreatitits o una perionitis.

Extracción de vesícula, ¿qué hay que saber?

Hoy en día, la extracción de vesícula se realiza con técnicas mínimamente invasiva como es la operación por laparoscopia. No obstante, cuando no es seguro realizar la colecistectomía con la técnica laparoscópica, la operación de extracción de vesícula se lleva a cabo con la cirugía convencional.

A continuación, te contamos todo sobre los tratamientos quirúrgicos para extraer la vesícula de la forma más segura y cómoda para el paciente.

¿Cuáles son los técnicas para la extracción de vesícula?

La cirugía de extracción de vesícula es la mejor opción cuando los síntomas de los cálculos biliares se traducen en un dolor persistente en el tiempo, o en el peor de los casos, existe la posibilidad de que se produzca una colecistitis, una pancreatitis e incluso una peritonitis.

Para evitar problemas más graves y mejorar la calidad de vida, la mejor opción es llevar a cabo una colecistectomía, es decir, la operación de extracción de vesícula. Como has podido leer, esta cirugía puede hacer con la más mínima invasiva o con una técnica más tradicional pero, ¿en qué circunstancias una técnica resulta más oportuna que la otra?

Extracción de vesícula por laparoscopia

La operación de extracción de vesícula por laparoscopia implica una técnica innovadora y con grandes ventajas, como evitar la gran incisión que conlleva la cirugía abierta. Además, la técnica laparoscópica proporciona al cirujano una percepción de profundidad y detalle en 3D, mejorando su precisión, por lo que la seguridad de la operación aumenta.

En esta cirugía se insertan unas herramientas quirúrgicas y una cámara de luz por una distintas mini incisiones en el abdomen. Se infla el abdomen con gas de dióxido de carbono para poder diferenciar todos los órganos y extirpar la vesícula con mayor seguridad.

Algunas características de la laparoscopia, que la convierten en la técnica menos invasiva, son:

  • Evitar la gran incisión de la de 13 cm - 18 cm que precisa la cirugía abierta. En el caso de la laparoscopia, se interviene a través de 4 pequeñas incisiones en el abdomen.
  • Con la técnica laparoscópica, se reduce al mínimo el dolor postoperatorio que puedas tener.
  • Además, abandonarás el hospital, pasadas las 24 horas tras la cirugía. En algunos casos, el ingreso hospitalario será de 2 días, bajo el criterio del médico, para mayor seguridad.
  • En relación a lo anterior, podrás retomar tus actividades normales mucho antes que con la colecistectomía abierta. 

La operación de extracción de vesícula por laparoscopia se realiza con anestesia general y se lleva a cabo en 1 - 2 horas, dependiendo de la situación que presentes y lo compleja que resulte la extracción de vesícula, en tu caso. Respecto a la recuperación total, concluirá en 1 - 2 semanas, tras la intervención. Además, como te decíamos, con la técnica laparoscópica se evitan las grandes incisiones.

Hoy en día, es la laparoscopia la técnica con la que más se realiza la operación de extracción de vesícula. Sin embargo, no siempre es posible llevar a cabo la colecistectomía con laparoscopia.

La operación de extracción de vesícula por laparoscopia es la técnica más común, aunque no es apta para todos los paciente.

Extracción de vesícula con cirugía abierta, la técnica más convencional

Un pequeño número de pacientes no son aptos para extraer la vesícula con la técnica laparoscópica por la imposibilidad de ver y manipular los órganos con efectividad. No obstante, si el cirujano decide convertir la colecistectomía laparoscópica en una cirugía abierta, no significa que haya alguna complicación. Lo único que demuestra tomar esta decisión es el buen juicio por parte del cirujano, así como su compromiso con tu salud y bienestar.

Extracción de vesícula, ¿qué hay que saber?

Algunos factores que aumentan el riesgo de conversión incluyen:

  • Obesidad
  • Cirugías abdominales anteriores con cicatrices densas o cirugías previas con riesgo de causar sangrado durante la colecistectomía.

La extracción de vesícula con cirugía abierta tiene una duración similar a la cirugía por laparoscopia, aunque precisa una estancia en el hospital mucho más larga, de 2 a 4 días, así como una recuperación más lenta, en 6 - 8 semanas.

Aún así, la operación abierta para la extracción de vesícula es tan segura y efectiva como la laparoscopia por lo que, en el caso de no seas candidato para la cirugía laparoscópica, serás propuesto para la cirugía abierta y se te tratará con la misma seguridad. Las únicas diferencias entre las técnicas tendrán que ver con el tamaño de la cicatriz y el tiempo que tardarás en recuperarte.

Recuperación tras la cirugía de extracción de vesícula

Una de las preguntas que, con mayor frecuencia, realizan los pacientes de la cirugía de extracción de vesícula hacia los cirujanos, es sobre la recuperación tras la intervención. En las consultas previas a la cirugía, se resolverán todas las dudas al respecto.

La medicina ha ido avanzando con el tiempo, por lo que las técnicas quirúrgicas son mucho más eficaces y eficientes. Por lo tanto, la colecistectomía se lleva a cabo de manera más eficaz y eficiente, mejorando la calidad de vida y reduciendo el tiempo de recuperación postquirúrgico.

Así pues, la recuperación tras la extracción de vesícula, independientemente de si se realiza con cirugía abierta o con laparoscopia, consta de lo siguiente:

  • Las náuseas y los vómitos son algo frecuente, sobre todo en los primeros días tras la cirugía. Al tratarse de una intervención abdominal, podrás sentir cierta molestia o dolor en el abdomen.
  • La dieta, justo después de la colecistectomía, será progresiva por lo que, una vez se toleren los líquidos y alimentos más sólidos, podrás abandonar el hospital.
  • Normalmente, se aconseja andar aunque esto dependerá de cómo te sientas tras la operación de extracción de vesícula.
  • Según la técnica que se utilice, la vuelta a las actividades normales será antes o después. En ambos casos, se incluirá conducir, subir escaleras, levantar objetos sin mucho peso y volver al trabajo.
  • La recuperación, en cualquier caso, será de manera progresiva.

Si aparece un color amarillo en los ojos, fiebre, dolor abdominal incesante, náuseas y vómitos o drenaje por alguna de las heridas quirúrgicas, puede ser señal de alguna complicación. En estas circunstancias, es preciso, necesario y urgente que acudas al médico para controlar la situación de la manera más segura e inmediata posibles.

Hay personas que dejan pasar mucho tiempo hasta que toman la decisión de realizar la colecistectomía, por el miedo o las dudas que surgen respecto a cómo será la vida sin vesícula, dando pie a una situación mucho más grave.No obstante, extraer la vesícula cuando está enferma, lo único que conlleva es un aumento en la calidad de vida.

En el siguiente punto podrás encontrar algunos consejos que favorecen la recuperación de la operación de extracción de vesícula. Pero antes, es importante aclarar algunos aspectos respecto a la rutina sin vesícula biliar.

¿Cómo es la vida después de la extracción de vesícula?

Algunos pacientes que precisan la colecistectomía, se preguntan cómo será su vida tras la extracción de vesícula y, a menudo, ponen en duda su salud. Sin embargo, los pacientes que se realizan una colecistectomía pueden hacer vida normal, contando con unos hábitos alimenticios.

La vesícula biliar almacena la bilis y la expulsa hacia el intestino delgado para digerir las grasas. En casos donde hay vesícula, la bilis puede utilizar otras vías para llegar al intestino, por lo que la vesícula no resulta un órgano imprescindible. Por esta razón, una vez te recuperes de la intervención, podrás hacer vida normal.

Tras extirpar la vesícula, el papel de almacenar la bilis lo desempeña un conducto que va desde el hígado hasta el intestino, conocido como colédoco. Este conducto se dilata y ejerce la función de la vesícula a la perfección. Algo muy común es sentir un pequeño dolor en la parte derecha del abdomen, tras la extracción de vesícula. No obstante, esto no indica nada malo, todo lo contrario, significa que el colédoco se está adaptando a su nueva función.

La vesícula biliar no es un órgano imprescindible por lo que tras la operación de extracción de vesícula se podrá hacer vida normal.

Al desaparecer la vesícula, el hígado deposita la bilis directamente en el intestino, traduciéndose en un aumento de deposiciones y, en algunos casos, diarrea. Además, es normal que tras la colecistectomía, aparezcan algunos síntomas. No obstante, estos mejorarán e incluso remitirán, pasadas unas semanas. Algunos de ellos, son:

  • Molestia abdominal
  • Flatulencia
  • Intolerancias a los alimentos más grasos
  • Acidez en el estómago. Debido a que la bilis pasa del intestino al estómago, se producirá el reflujo.

Tras la operación de extracción de vesícula no será necesario evitar, por todos los medios, las comidas grasas. En este caso, si se podrán ingerir alimentos de todo tipo, aunque siempre combinándolos con una dieta rica en verduras, sin muchos fritos, ni bollería industrial.

Extracción de vesícula, ¿qué hay que saber?

Aunque todo esto te lo contará el médico tras darte el alta médica, a continuación te dejamos con una serie de consejos que te ayudarán a recuperarte de la operación de extracción de vesícula.

Consejos para la recuperación de la cirugía de extracción de vesícula

Una vez hecha la colecistectomía, la digestión de las grasas será más difícil debido al cambio que ha sufrido el aparato digestivo. Será necesario modificar algunos hábitos alimenticios para evitar síntomas como dolor abdominal, náuseas y diarrea y, además, para ayudar al intestino a funcionar sin vesícula.

Con el paso del tiempo y manteniendo una alimentación adecuada a la situación, el cuerpo se acostumbrará a no tener vesícula y será posible volver a ingerir todo tipo de alimentos.

No obstante, tras la cirugía es importante darle prioridad a una serie de alimentos para favorecer la recuperación:

  • Carnes bajas en grasa: pescados blancos, pollos sin piel, pavo.
  • Frutas: todas menos el aguacate y el coco.
  • Granos integrales: arroz, avena, pasta integral, pan.
  • Leches y yogures descremados.
  • Quesos blancos.

Mantener una dieta de este tipo, rica en fibras, ayudará a controlar la diarrea y evitar el estreñimiento. Además, reducirá el dolor y el malestar físico.

Por el contrario, deberás evitar alimentos grasos como las carnes rojas, chorizo, salchichas, carne enlatada, pizza, frituras y, en general, cualquier producto industrializado con grasas saturadas como las golosinas, galletas, bollería. Además, también se debe evitar el consumo de bebidas con alcohol.

Algo muy común tras la operación de extracción de vesícula es la alteración en el peso. En casos donde el paciente mantenga una dieta saludable, la pérdida de peso se puede mantener en el tiempo, incluso de manera definitiva, debido a los cambios en la alimentación. Sin embargo, hay otros casos en los que, tras pasar el periodo de adaptación, el paciente ingiere alimentos en mayor cantidad y de todo tipo sin sentir ningún dolor al comer, favoreciendo a la subida de peso.

Como te decíamos antes, será el médico quien se encargue de hablar contigo e informarte de todo esto. Además, te dará una dieta acorde a la situación, para que no te desorientes en los primeros días de la vesícula.

Ventajas de la operación de extracción de vesícula con Operarme.es

Operarme.es cuenta con la colaboración y compromiso de varios hospitales privados por todo el país además de una cartera propia de especialistas de primer nivel. Por lo tanto, si estás pensando en operarte de extracción de vesícula, puedes hacerlo con la gestión de nuestra compañía y aprovecharte de una serie de ventajas:

  • Primera consulta de valoración quirúrgica. Operarme.es te ofrece esta primera cita para que el especialista y su equipo determinen la necesidad quirúrgica y la técnica para la que resultas apto.
  • Hospitales de primer nivel. Nuestra compañía colabora con una gran lista de Hospitales privados a lo largo del territorio español con una atención médica de calidad y la tecnología más avanzada.
  • Servicio de atención personalizada al paciente. Un miembro del Equipo, de Atención al Paciente de Operarme.es, estará en contacto contigo durante todo el proceso y a tu entera disposición para resolverte cualquier duda, así como para ayudarte en todas las gestiones.
  • Servicio de traslado. Con el fin de hacerte el proceso mucho más llevadero y menos molesto, contarás con un servicio de traslado que te llevará al hospital el día del ingreso y, de la misma manera, te devolverá a casa cuando te den el alta médica.  
  • Precio cerrado y con todo incluido. El precio de la operación de extracción de vesícula es un precio cerrado, independientemente de si se trata de una cirugía abierta o una por laparoscopia.

Además, el precio en ambos caso incluye todo lo necesario para que el proceso te sea más cómodo y un mayor garantía de éxito en los resultados. Si   quieres saber lo que incluye Operarme.es en el precio de la operación de extracción de vesícula, continua leyendo en el siguiente apartado.

Precio de la extracción de vesícula con Operarme.es

El precio de Operarme.es para la extracción de vesícula varía en función de la técnica con la que se aborde la cirugía. Sin embargo, como ya has podido leer, en ambos casos es un precio cerrado e incluye todo los factores indispensables para llevar a cabo la cirugía y una serie de elementos necesarios para la comodidad del paciente durante todo el proceso.  

El precio de la operación de extracción de vesícula con cirugía abierta es de 3.775 € y el de la operación con laparoscopia es de 4.470 €. Como sabes, son precios cerrados y con opción de financiación.

Al tratarse de dos técnicas distintas, y una de ellas mínimamente invasiva, es evidente que una va a precisar más tiempo de ingreso hospitalario que otra. Por lo tanto, en el precio de Operarme.es para la cirugía, se incluye:

  • En la operación de extracción de vesícula con cirugía abierta, la estancia será de 3 días en una habitación con cama de acompañante.
  • En la operación de extracción de vesícula con laparoscopia, la estancia constará de 2 días en una habitación con cama de acompañante

Independientemente de cual sea la vía de abordaje, hay una serie de elementos que son indispensables para realizar la operación de extracción de vesícula con éxito. Por lo que, tanto en la cirugía abierta como en la laparoscopia, el precio está compuesto por todos los factores que hacen posible la colecistectomía:

  • Reserva de quirófano.
  • Cuidados tras la cirugía hasta que te den el alta médica.
  • Servicio de hostelería y ropería durante toda la estancia hospitalaria.
  • Honorarios médicos.
  • Honorarios anestesistas.
  • Honorarios enfermería.
  • Material quirúrgico necesario para la cirugía abierta, o bien, para la laparoscopia.
  • Servicio de traslado gratuito para llevarte al hospital el día de la operación, así como para devolverte a casa el día del alta médica.

A continuación te contamos cómo puedes reservar tu consulta, con uno de nuestros especialistas, para la operación de extracción de vesícula y determinar la cirugía abierta o la laparoscopia como técnica idónea para tu caso.

Solicitar consulta de valoración quirúrgica con uno de nuestro especialistas

Si quieres tener una consulta de valoración quirúrgica, te recordamos que Operarme.es te la ofrece de manera gratuita, inmediata y sin ningún compromiso. De esta manera, podrás contarle tu caso a uno de nuestros especialistas para que se valore la necesidad quirúrgica.

No obstante, esta primer consulta tiene el objetivo de determinar la necesidad quirúrgica y establecer el tipo de cirugía apta para ti, abierta o por laparoscopia. Por lo tanto, deberás aportar todas las pruebas que te hayas hecho con anterioridad para que el médico elabore un informe más exacto y, además, se determine la necesidad de realizar un preoperatorio.

Para reservar esta primera consulta de valoración quirúrgica puedes hacerlo llamando al 902 90 75 45 o rellenando el formulario web. Nuestro Equipo de Atención al Paciente contactará contigo para establecer el día y la hora que mejor te convenga, o bien, resolverte cualquier duda respecto a la operación de extracción de vesícula y las prestaciones con las que cuenta Operarme.es para la cirugía.

Pide tu consulta de valoración quirúrgica con uno de nuestros especialistas en vesícula, pinchando en la siguiente imagen:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 31-10-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.470 €
Financiación 
desde 217 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso