Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Desgaste del cartílago de la rodilla, artrosis

03-11-2014
Desgaste del cartílago de la rodilla, artrosis
Valora esta Noticia:

El degaste del cartílago de la rodilla es la causa y síntoma de la artrosis de rodilla, siendo muy común la necesidad de tratarlo con analgésicos e incluso el reemplazo de la articulación.

La artrosis o el desgaste del cartílago de la rodilla se diagnostica mediante una entrevista médica, con traumatólogo o atención primaria, junto con una correcta exploración física entre otros métodos.

Si el desgaste del cartílago de la rodilla (artrosis) aumenta de forma excesiva, es probable que sea necesaria la operación de prótesis de rodilla .

​¿En qué consiste el desgaste del cartílago de la rodilla?

El desgaste del cartílago de la rodilla es un síntoma inequívoco de un proceso de degeneración y desgaste progresivo que sufre una articulación del cuerpo humano tan expuesta a la sobrecarga de los movimientos y actividades diarias de los seres humanos como es la rodilla. En esta articulación se produce, de forma más clara que en otras articulaciones, un proceso de cambio y degeneración de sus componentes por el mero hecho de su utilización.

Las actividades diarias y los esfuerzos realizados durante años marcan un proceso degenerativo que alcanza sus primeros signos o síntomas a partir de la cuarta o quinta década de la vida. Uno de los procesos que mejor reflejan ese desgaste de la articulación de la rodilla, sobre todo a nivel cartilaginoso, es la enfermedad que se conoce como artrosis. La artrosis de rodilla es una enfermedad degenerativa, progresiva y crónica que consiste en la degeneración de los cartílagos que forman parte de las articulaciones del cuerpo humano, en este caso particular, centrada en la rodilla, siendo en muchos casos susceptible de requerir una sustitución protésica de la articulación.

Solicitar cita con un especialista en rodilla

El desgaste del cartílago de la rodilla o artrosis de rodilla se produce por una alteración en la micro y macroestructura de los componentes o células que conforman las estructuras cartilaginosas de la rodilla. Evidentemente, el proceso de degeneración cartilaginosa en la articulación de la rodilla presenta múltiples variantes atendiendo a las propias diferencias físicas y de forma de vida entre las personas.

El sobresfuerzo repetitivo sobre la articulación de la rodilla por la práctica extrema de un deporte en concreto o por el desarrollo de un tipo de trabajo determinado que obligue a soportar cargas mínimas pero repetidas en el tiempo puede provocar una temprana formación de artrosis o desgaste en el cartílago de la rodilla. Pequeñas alteraciones anatómicas en la conformación de la articulación de la rodilla que no impiden que pueden pasar desapercibidas por los pacientes durante largos periodos de tiempo junto con las actividades diarias predisponen a que, con el paso de los años, se someta a los componentes que conforman la articulación de la rodilla a un sobresfuerzo que produzca de forma temprana signos o síntomas de desgaste en el cartílago de la rodilla o formas más severas de artrosis.

El desgaste del cartílago de la rodilla

Los cartílagos de las rodillas son estructuras vivas que tapizan los huesos que forman parte de la articulación de la rodilla y que permiten que éstos se desplacen de forma suave y precisa entre sí propiciando el movimiento de la articulación.

La alteración que se produce en el desgaste del cartílago de la rodilla comienza en la disfunción de las células que conforman la mayor parte de esos cartílagos que se conocen como condrocitos. Estas células son las encargadas de formar, regenerar y reparar los cartílagos de cualquier articulación, incluida la rodilla. La sobrepresión, los movimientos repetitivos o el simple paso de los años hacen que los condrocitos dejen de fabricar o fabriquen menor cantidad de las proteínas necesarias para formar nuevo cartílago, regenerarlo y/o corregirlo. Cuando estas alteraciones superan las partes normofuncionantes de las células del cartílago de la rodilla comienza a desgastarse y deformarse el propio cartílago produciendo los signos y síntomas que explicaremos más adelante.

¿Cuáles son los síntomas del desgaste del cartílago de la rodilla?

La característica fundamental que se produce cuando el paciente sufre de desgaste del cartílago de la rodilla, no es el mero hecho de que los cartílagos degeneren y dejen de realizar su función de forma adecuada, sino que es la consecuencia de la disfunción o desgaste de los cartílagos de la rodilla la que repercute directamente en la función y la estructura de los componentes óseos que conforman la misma. El componente óseo superior o fémur y los componentes óseos inferiores, tibia y peroné, dejan de deslizarse a través de los cartílagos con la suavidad y eficacia anterior sufriendo, con ello, un mayor porcentaje de presión con los movimientos y cargas que soporta la rodilla. Este aumento de presión en los componentes óseos produce a medio y largo plazo alteraciones en los mismos, provocando una serie de alteraciones en la micro y macroestructura ósea origina deformación y nueva generación ósea en localizaciones donde antes no había hueso, en un intento por compensar la pérdida de la función de los cartílagos por el desgaste al que está siendo sometido. Estas alteraciones óseas acaban provocando rigidez de la articulación, bloqueos en los movimientos de la misma y dolor.

Las personas que sufren de desgaste del cartílago de la rodilla suelen padecer un dolor intenso, sobre todo al inicio de los movimientos, al levantarse de una silla, al subir o bajar escaleras y al inicio de la movilización. Este tipo de dolor tan característico se debe a la rigidez ocasionada por la nueva formación ósea provocada por el desgaste de los cartílagos de la rodilla. Suele ser característico que el dolor desaparezca si el movimiento continúa durante unos minutos sobre todo debido a la capacidad de todos los componentes que conforman la articulación de la rodilla de adaptarse al movimiento conforme “calienta” la rodilla. Sin embargo, tras un espacio de tiempo con el mismo tipo de ejercicio y dependiendo del grado de afectación del desgaste del cartílago de la rodilla es habitual que el dolor vuelva a aparecer conforme la adaptación al movimiento excede sus capacidades.

El desgaste del cartílago de la rodilla

Es muy característico que aparte de la aparición de dolor como consecuencia del desgaste del cartílago de la rodilla se produzca una deformación de la rodilla, que en casos avanzados suele ser evidente a simple vista, como consecuencia de la alteración ósea anteriormente comentada.

La inflamación de la articulación de la rodilla es otra de las consecuencias habituales en estadios medios y avanzados de desgaste del cartílago de la rodilla. La inflamación se debe a un aumento del líquido intraarticular que se encuentra, en condiciones normales, en escasa cuantía en el interior de la articulación. Ese líquido intraarticular se denomina líquido sinovial y es secretado por componentes o células de una membrana que rodea la articulación de la rodilla y que ayuda a otros elementos de la articulación a estabilizarla durante los movimientos de la misma. El desgaste del cartílago de la rodilla al igual que aumenta la presión sobre los componentes óseos, tal y como hemos explicado anteriormente, aumenta esa misma presión sobre estas células que conforman la membrana sinovial cuya respuesta al estrés es el aumento en su producción de líquido sinovial. Generalmente, estos episodios de inflamación de la articulación de la rodilla se producen de forma intermitente en el tiempo y se relacionan de forma directamente proporcional con sobreesfuerzos de una articulación de la rodilla que ya presenta etapas iniciales o moderadas de desgaste.

¿Cómo se diagnostica el desgaste del cartílago de la rodilla?

El desgaste del cartílago de la rodilla se diagnostica de habitualmente mediante la anamnesis por parte del profesional sanitario (entrevista médica), una exploración física exhaustiva y precisa, así como la realización de técnicas diagnósticas básicas, principalmente radiología simple en las proyecciones anteroposterior y lateral, y en casos de duda o previos a una posible intervención, mediante la realización de tomografía computerizada (TAC).

¿Quieres saber cuál es la salud de tu rodilla?

Para conocer el estado de salud actual de tu rodilla y si pudieras necesitar una prótesis, ponemos a tu disposición el cuestionario Oxford de salud de rodilla. Tras rellenarlo, recibirás una valoración médica gratuita de los resultados del cuestionario. Tan sólo necesitas pinchar en el siguiente banner:

Hacer cuestionario de salud de rodilla

¿Cuál es el tratamiento del desgaste del cartílago de la rodilla?

El principal tratamiento del degaste de la rodilla es prevenir su aparición mejorando, en la medida de los posible, los sobresfuerzos que incluyen la articulación de la rodilla, mejorando posturas y proporcionando el descanso adecuado a la misma. Si la aparición de signos de desgaste ya es inminente, el tratamiento inicial suele consistir en la toma de analgésicos para disminuir el dolor articular y en la administración por vía oral de condroprotectores que intentan retrasar la pérdida del cartílago y las consecuencias posteriores que hemos comentado anteriormente.

Si lo signos de desgaste del cartílago de la rodilla ya son severos o moderados-severos, es posible mejorar la clínica con la inyección de sustancias como el ácido hialurónico, que permiten disminuir el roce o presión de los componentes óseos sobre el cartílago desgaste. Sin embargo, esta medida solo frena en parte la progresión del desgaste no alcanzando la solución definitiva.

Cuando el desgaste del cartílago de la rodilla es severo y las alteraciones del componente óseo y los demás elementos que conforman la articulación de la rodilla son graves, la solución definitiva es el recambio de la articulación por una prótesis parcial o total de rodilla.

Más información sobre la operación de prótesis de rodilla

Descarga gratuita de nuestro libro sobre Prótesis de rodilla

En el siguiente formulario puedes descargar gratis el libro “Prótesis de rodilla, el primer paso hacia una vida mejor”:

 
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 03-11-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Prótesis total de Rodilla (Artroplastia)

Prótesis total de Rodilla (Artroplastia)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 7.990 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso