Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Colelitiasis. Causas, síntomas y tratamiento

15-01-2015
Colelitiasis. Causas, síntomas y tratamiento
Valora esta Noticia:

La colelitiasis consiste en la formación de cálculos biliares, también llamado  piedras, en la vesícula biliar.

Las causas que implican la aparición de la colelitiasis pueden variar, aunque principalmente se debe al exceso de consumo de grasas.

Los síntomas de la colelitiasis no dejan de agravarse con el paso del tiempo, por lo que el único tratamiento definitivo es la operación de extracción de vesícula o colecistectomía.

​​

¿Qué es la colelitiasis?

La colelitiasis o piedras en la vesícula es uno de los problemas del aparato digestivo más comunes. Consiste en la formación de los conocidos cálculos biliares en la vesícula, un órgano cuya forma recuerda a una pera y que se encuentra adherido al hígado, o en los conductos biliares que lo comunican con el resto de órganos del sistema digestivo.

La función de la vesícula es el almacenamiento de la bilis hasta que se lleva a cabo la ingesta de comida diaria. En este momento, la vesícula envía la bilis a través de los conductos biliares hasta el intestino delgado, donde ayuda en la digestión. La necesidad de la bilis es especialmente importante cuando se ha ingerido gran cantidad de alimentos ricos en grasa, ya que son de digestión más complicada y requieren de un mayor esfuerzo por parte de nuestro sistema.

El tamaño de estos cálculos puede variar desde un grano de arena hasta una pelota de golf en los casos más extremos.

Solicita una consulta gratuita e inmediata con uno de nuestros especialistas

Tipos de cálculos biliares (colelitiasis)

La colelitiasis puede ser de dos tipos dependiendo del compuesto principal:

  • Cálculos biliares de colesterol. Se trata del tipo de colelitiasis más común y a pesar de lo que se pueda pensar, no están relacionados con los niveles de colesterol en sangre. Se produce debido a que el colesterol que excreta el hígado es superior a la capacidad de la bilis para disolverlo, favoreciendo la formación de los cálculos biliares.
  • Cálculos biliares de bilirrubina (cálculos pigmentarios). Este tipo de colelitiasis se forma cuando los glóbulos rojos se descomponen, produciendo bilirrubina en exceso debido a algún tipo de problema médico causando una incapacidad de la bilis para disolverla, formando lo que conocemos como cálculos biliares pigmentarios.
  • Otro tipo de cálculos biliares que se pueden formar puede deberse a problemas de vaciado de la vesícula biliar, ya que si no se vacía del todo bastante a menudo la bilis puede llegar a tener una concentración muy alta y favorecer la formación de la colelitiasis (cálculos biliares).

Colelitiasis, causas, síntomas y tratamiento

Causas de la colelitiasis

Las causas que favorecen la formación de colelitiasis son variadas y en la mayoría de casos, la aparición de los cálculos biliares se debe a una conjunción de varios de estos factores de riesgo. A continuación enumeramos algunos de los factores relacionados con la aparición de colelitiasis biliar:

  • Ser mujer. Las mujeres tienen muchas más posibilidades de sufrir colelitiasis que los hombres.
  • Ser mayor de 40 años. En la gran mayoría de casos, tanto en hombres como en mujeres, los casos sintomáticos de colelitiasis se producen en personas de edades superiores a 40 años.
  • Sobrepeso. El sobrepeso y el sedentarismo son dos factores que en general no son buenos para la salud, siendo un factor muy importante en la aparición de los cálculos en la vesícula debido a los malos hábitos de alimentación que llevan a este estado (Comidas muy grasas, sobreesfuerzo intestinal, etc).
  • Factores hereditarios. Se ha detectado que en algunos casos, las personas en cuyas familias existían casos previos de colelitiasis, son más proclives a sufrir de este problema.
  • Diabetes. Las personas con diabetes deben llevar una vida saludable para evitar cualquier tipo de problema en general.
  • Cirrosis hepáticas o infecciones de los conductos biliares. Causan un aumento de la bilirrubina formando los cálculos pigmentarios.

Colelitiasis, causas, síntomas y tratamiento

Síntomas de la colelitiasis

Es importante apuntar que la colelitiasis no siempre es sintomática, siendo en muchos casos descubierta a través de pruebas realizadas por otros problemas como son las radiografías, cirugías abdominales u otros procedimientos médicos.

A pesar de ello, en otros casos los síntomas de la colelitiasis están presentes y pueden causar graves molestias e incluso problemas médicos importantes como la peritonitis biliar. Entre los síntomas que se pueden padecer debido a la colelitiasis, según el problema que los cause podemos hablar de:

  • Disepsia biliar: Este problema característico de la colelitiasis biliar presenta como síntomas la intolerancia a las comidas grasas, flatulencias, inflamación abdominal e incluso vómitos.
  • Cólicos biliares: Los cólicos biliares se notan en la parte superior derecha del abdomen y se producen cuando uno de los cálculos de la vesícula bloquea uno de los conductos biliares. En estos casos el paciente presenta los siguientes síntomas:
    • Dolor en la parte superior derecha del abdomen hasta que cede espontáneamente o bien mediante la toma de analgésicos o espasmolíticos.
    • La obstrucción de los conductos biliares por un cálculo biliar está asociada a inflamación de la vesícula (Colecistitis)
    • Aunque no es frecuente, los cólicos biliares a veces vienen acompañados de fiebre y una coloración amarilla de la piel y ojos denominada ictericia. 
    • Por último, también es posible que esto produzca vómitos y náuseas.
  • Colecistitis aguda o crónica: La colecistitis o inflamación de la vesícula, es causada principalmente por la obstrucción de los conductos biliares, como mencionábamos previamente. La colelitiasis puede causar colecistitis aguda, si se produce de forma puntual, o crónica si implica una aparición periódica de los problemas relacionados con la colecistitis. En los casos en que la colecistitis provoque una inflamación aguda de la vesícula, será necesario cirugía.

Es importante mencionar que en muchos casos los síntomas causados por la colelitiasis se reducen a dolor en la zona superior derecha del abdomen, sin vómitos o náuseas. De todos modos, en los casos en que exista colecistitis crónica o una colelitiasis múltiple, aunque sea asintomática, es recomendable la extracción de la vesícula mediante colecistectomía para evitar cualquier posible problema grave en el futuro como la mencionada peritonitis biliar.

Complicaciones de la colelitiasis

Como hemos mencionado previamente, la colelitiasis y sus síntomas pueden permanecer mudos sin presentar complicaciones durante mucho tiempo, siendo en muchos casos nunca diagnosticados ni tratados a pesar de estar ahí.

Vesícula con colelitiasis

Cuando aparecen los primeros síntomas se mantendrán en el tiempo, ya sea de forma continua o intermitente, agravándose poco a poco pudiendo llegar a reducir considerablemente la calidad de vida, sobretodo en el caso de personas mayores que pueden tener otro tipo de problemas médicos asociados.

La complicación definitiva y que requiere inevitablemente una colecistectomía es la inflamación aguda de la vesícula por obstrucción total de los conductos que conectan la vesícula con el intestino delgado. Si en este caso no se actúa pronto, se puede producir la rotura de la vesícula causando una peritonitis biliar.

Diagnóstico de la colelitiasis

Tras la sospecha inicial de litiasis biliar es posible la realización de pruebas de laboratorio como la analítica de sangre. En estos análisis de sangre rutinarios es difícil poder concretar con seguridad diagnóstica la presencia o no de cálculos en el interior de la vesícula pero si permite al médico especialista o al médico de familia descartar otra serie de patologías que puedan cursar con dolor en esta región del abdomen.

Dentro del diagnóstico de litiasis biliar son muy importantes las pruebas de diagnóstico por imagen. Dentro de ellas, la más sensible y específica y la de más fácil acceso es la ecografía abdominal, con una tasa de éxito superior al 95% en cálculos mayores de 2mm. La utilización del TAC o la resonancia magnética nuclear (RMN) se suele postergar a dudas diagnósticas y a estudios preoperatorios en aquellos pacientes con factores de riesgo.

Colelitiasis, causas, síntomas y tratamiento

Tratamientos para la colelitiasis

En el caso de los cálculos biliares detectados en la vesícula a través de una radiografía o ecografía y que no presentan síntomas, no se requiere ningún tipo de tratamiento, tan solo será necesario mantener una actitud expectante y atenta para detectar la aparición de los síntomas de la colelitiasis si se llegaran a producir. En la mayoría de estas ocasiones, los pacientes no llegarán nunca a requerir de una operación de colecistectomía.

Por otro lado, la colelitiasis sintomática sí que necesita de tratamiento. Este tratamiento puede ser de carácter quirúrgico, como es el caso de la colecistectomía abierta o laparoscopica, o de carácter no quirúrgico mediante medicación:

  • Medicamentos para disolver colelitiasis. Este tratamiento se realiza vía oral y la tasa de éxito es ínfima.
  • Colecistectomía (extracción de vesícula). El tratamiento de elección principal para el alivio de los síntomas de la colelitiasis es la operación de colecistectomía. Esta cirugía consiste en la extracción de la vesícula cuidadosamente de modo que se eliminan los dolores y se evita la posibilidad de sufrir complicaciones graves como es el caso de la, varias veces mencionada en este artículo, peritonitis biliar. Esta intervención quirúrgica puede llevarse a cabo mediante diferentes técnicas o abordajes, como son la cirugía abierta tradicional, la cirugía laparoscópica o la extracción vesicular transvaginal.

Extracción de vesícula por laparoscopia

La operación de vesícula por laparoscopia para el alivio de los síntomas de las complicaciones de la colelitiasis consiste en la introducción en la cavidad abdominal de una mini-cámara que cuenta con una luz en su extremo distal y está conectada mediante fibra óptica a un monitor donde el cirujano puede ver el interior del paciente.

La parte diferenciadora de esta técnica sobre la cirugía abierta es que el médico tan sólo necesita de 3 mini-incisiones en la zona abdominal para introducir la cámara y el instrumental quirúrgico para extirpar la vesícula. Esto tiene como ventaja evitar la importante cicatriz de la cirugía abierta y reducir el tiempo de recuperación postoperatorio y las posibilidades de complicación, ya que el cuidado de la herida es mucho más sencillo. Para conocer todo sobre esta intervención pincha en el siguiente banner:

Conoce más sobre la operación de colecistectomía por laparoscopia

Colecistectomía abierta

La colecistectomía consiste en la extirpación de la vesícula mediante una cirugía convencional. Los resultados finales son igual de buenos que en el caso de la extracción de la vesícula, con la única diferencia que la cicatriz que queda es bastante más visible y la recuperación postoperatoria se alarga un poco más. Para conocer más sobre la colecistectomía abierta pincha en el siguiente botón:

Conoce más sobre la operación de colecistectomía abierta

Extracción de vesícula vía transumbilical o transvaginal

Esta innovadora técnica se realiza mediante laparoscopia con la principal diferencia que en el caso de la transumbilical tan sólo se realiza una incisión en el fondo del ombligo y en la transvaginal se extrae la vesícula por el fondo de la vagina. En ambas, las cicatrices son invisibles tras la recuperación. 

Solicita una consulta gratuita e inmediata con uno de nuestros especialistas

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 15-01-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.470 €
Financiación 
desde 217 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso