Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Gonartrosis de rodilla, qué es, causas, síntomas y tratamiento

27-04-2015
Gonartrosis de rodilla, qué es, causas, síntomas y tratamiento
Valora esta Noticia:

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones. La gonartrosis de rodilla es una de las formas en que se denomina a la artrosis de rodilla.

No existen causas claras por las que se desarrolla la gonartrosis de rodilla, sin embargo, hay factores que pueden propiciar su aparición.

La gonartrosis de rodilla es la causa más común de discapacidad entre los ancianos de España. Su tratamiento definitivo es la implantación de una prótesis total de rodilla.

La rodilla está compuesta por tres articulaciones que están relacionadas entre sí: la articulación femoropatelar (fémur con la rótula), la articulación femorotibial interna y la articulación femorotibial externa (fémur y tibia). Estas tres articulaciones pueden verse afectadas por la gonartrosis de rodilla en mayor o menor medida implicando el desgaste que deteriora la calidad de vida de las personas.

Respecto al término "gonartrosis de rodilla" hay que decir que, a pesar de que mucha gente, incluso profesionales médicos, utilizan la expresión gonartrosis de rodilla, ésta es redundante, ya que gonartrosis significa artrosis de rodilla, del mismo modo que coxartrosis significa artrosis de cadera. De todos modos, para entendernos, continuaremos hablando de gonartrosis de rodilla, aunque veíamos oportuno explicar esta curiosidad.

El desgaste y envejecimiento del cartílago, que recubre los huesos que conforman estas tres articulaciones dentro de la rodilla, es lo que causa la gonartrosis de rodilla y, por tanto, se puede formar en varias zonas:

  • Entre el fémur y la tibia: Se denomina la artrosis femoro-tibial la que se forma entre el fémur y la tibia, pudiendo ser esta externa o interna.
  • Entre el fémur y la rótula (o patella): Este tipo es llamada artrosis femoro-patelar.
  • Entre el fémur, la tibia y la rótula: Sería una gonartrosis generalizada en toda la articulación.

En lo que respecta a la incidencia de la gonartrosis de rodilla en la población, esta afecta más a mujeres a partir de los 40 años, siendo su agravamiento progresivo. Además, la gonartrosis es el tipo de artrosis más común, siendo la siguiente en incidencia la coxartrosis de cadera.

Solicitar consulta con un especialista en gonartrosis de rodilla

¿Qué tipos de gonartrosis de rodilla podemos encontrar?

La gonartrosis de rodilla puede ser de dos tipos distintos, dependiendo de cuáles sean las causas que la desencadenen:

  • Gonartrosis de rodilla primaria: Hablamos de gonartrosis primaria cuando no existen una razón específica para la aparición de la artrosis, siendo diversos los factores que pueden haber formado parte de la aparición del problema.
  • Gonartrosis de rodilla secundaria: A diferencia de la gonartrosis primaria, en este caso sí que existe una causa directa que ha provocado la aparición de la artrosis de rodilla, aunque esto no quiere decir que las causas primarias no hayan tenido influencia en su aparición.

¿Cuáles son las causas de la gonartrosis de rodilla?

Las causas de la gonartrosis de rodilla pueden ser muy diversas, según sea gonartrosis de rodilla primaria o secundaria.

Cuando la gonartrosis de rodilla es primaria, aunque no hay causas concretas por las que se desarrolle la gonartrosis, sí que podemos encontrar algunos factores de riesgo que pueden propiciar su aparición, como:

  • Envejecimiento: Es la principal causa de la gonartrosis de rodilla, siendo el 30% de la población española mayor de 60 años quienes la padecen (en mayor o menor medida, no todos requieren una sustitución protésica).
  • Obesidad: La rodilla es la articulación que más sufre a lo largo de la vida debido a su uso y a la presión que sufre al aguantar casi todo el peso del cuerpo. Por ello, las personas que sufren problemas de obesidad suelen sufrir más dolor y una progresión más rápida de la gonartrosis de rodilla (al igual que en la coxartrosis de cadera).
  • Práctica continuada de un deporte concreto: La práctica de deportes como el fútbol, el atletismo u otros deportes en los que se requiera de un uso reiterativo de la rodilla puede propiciar el desgaste prematuro del cartílago provocando la gonartrosis.
  • Realización de trabajos en los que se requiera el empleo de la fuerza física: Como los empleados de la construcción, por ejemplo.
  • Factores hereditarios: Las personas en cuya familia existan antecedentes de artrosis tienen muchas posibilidades de sufrirla a lo largo de su vida.

Cirugía de gonartrosis de rodilla

Decimos que la gonartrosis de rodilla es secundaria cuando es consecuencia directa de una causa concreta, como pueden ser:

  • Trastornos del desarrollo fetal en el útero materno durante el embarazo, como puede ser la displasia de rodilla (desarrollo anormal de la rodilla antes del nacimiento).
  • Fracturas o roturas articulares anteriores que no han quedado en buena posición: si los huesos se encuentran desplazados o no encajan correctamente unos con otros puede darse la posibilidad de un desgaste de cartílago que causa la gonartrosis de rodilla.
  • Formación incorrecta de las rodillas: pueden ser causantes de la gonartrosis de rodilla las desviaciones en varo (cuando las rodillas están arqueadas y separadas entre sí) y las desviaciones en valgo (cuando las rodillas están juntas y/o chocan entre sí).

Síntomas de la gonartrosis de rodilla

Los pacientes que padecen gonartrosis de rodilla experimentan dolor en la articulación, que puede aumentar cuando el paciente camina o está en movimiento. Si la enfermedad no está avanzada, éste dolor cede con reposo, aunque si no es tratado debidamente puede aumentar con los meses o con los años. La hinchazón de la rodilla o incluso un leve crujido al mover la articulación pueden acompañar al dolor.

Cuando la enfermedad está avanzada y por lo tanto, el cartílago está desgastado, se produce un choque entre los huesos que puede producir dolor o inflamación incluso estando en reposo.

Según el tipo de artrosis el paciente experimentará dolor en una zona de la rodilla u otra, es decir, si el paciente padece artrosis femoro-patelar, normalmente sentirá dolor en la parte delantera de la rodilla y en ocasiones en la parte trasera. Si el paciente padece artrosis femoro-tibial el dolor lo experimentará en la parte delantera, en la trasera o incluso en ambas al mismo tiempo.

El normal funcionamiento de la articulación también puede verse afectado, impidiendo al paciente realizar sus actividades cotidianas con normalidad.

La rigidez articular es otro de los síntomas más frecuentes. Suele aparecer cuando el paciente está mucho tiempo sin mover la articulación, sin embargo cuando comienza moverse el dolor va cediendo poco a poco.

Gonartrosis de rodilla

También es muy característico de la gonartrosis de rodilla que el paciente sufra deformaciones, debido a que las células que forman los cartílagos (condrocitos) sufren disfunciones. Como estas células son las encargadas de formar y regenerar los cartílagos, cuando dejan de funcionar y de fabricar proteínas (debido al paso de los años, a la realización de movimientos repetitivos, etc.), las rodillas comienzan a desgastarse e incluso pueden deformarse.

Diagnóstico de la gonartrosis de rodilla

Saber cuál es el historial clínico del paciente puede ser esencial para el especialista a la hora de diagnosticar la gonartrosis de rodilla, además de una anamnesis, es decir, una entrevista con el especialista para determinar cuáles son los síntomas del paciente y los causantes del dolor.

Además de esto, se pueden realizar al paciente otras pruebas y exámenes para confirmar el diagnóstico:

  • Exploración y palpación: para detectar si el paciente sufre deformación en las articulaciones o mala alineación de las rodillas, si el paciente sufre dolor o crujidos a la palpación o incluso si sufre bloqueo articular.
  • Radiografía: complementa la exploración y la palpación de la articulación. Siempre es necesaria una radiografía de ambas rodillas, independientemente de dónde venga el dolor.

En principio, con la exploración física y la radiografía debería ser suficiente para diagnosticar una gonartrosis de rodilla, sin embargo, el especialista puede realizar otras pruebas para determinar las posibles causas o para decidir mejor un posible tratamiento, aunque no es muy común. Estas pruebas pueden ser:

  • TAC
  • Resonancia magnética nuclear (RMN)

Tratamiento de la gonartrosis de rodilla

En primer lugar, bajar de peso es esencial, puesto que cuanto más pese, más presión tendrá en las rodillas y, por lo tanto, más desgaste en los huesos.

Solicitar consulta gratuita, inmediata y sin compromiso con un especialista en gonartrosis de rodilla

Por supuesto, también se recomienda la modificación de la actividad, como dejar de hacer deportes de contacto o correr, así como realizar deportes aeróbicos como montar en bicicleta o nadar para mantener la movilidad y la fuerza en los músculos de las articulaciones.

Otros tratamientos que el especialista puede recomendar son: la ingesta de suplementos nutricionales, con los que puede haber un avance más lento de la enfermedad y la ingesta de medicamentos analgésicos y/o antiinflamatorios para el control del dolor y la inflamación. Siempre con la indicación del especialista.

La rehabilitación en un centro especializado es también muy importante, ya que el paciente debe tonificar la musculatura y estirar la articulación. El fisioterapeuta puede variar los ejercicios, como realizar masajes descontracturantes, realizar electroterapia, ultrasonoterapia, entre otros.

Por último, cuando la enfermedad está muy avanzada e impide al paciente realizar una vida normal, además si el paciente tiene deformación en las articulaciones o siente mucho dolor, deberá plantearse una intervención quirúrgica de sustitución protésica de rodilla.

Cirugía para corregir la gonartrosis de rodilla (Artroplastia)

La cirugía para corregir la gonartrosis de rodilla se denomina artroplastia y es el método más efectivo para que el paciente pueda volver a hacer una vida normal y pueda recuperar la movilidad normal en la articulación. Dependiendo del estado de la enfermedad será más recomendable la implantación de un tipo de prótesis u otro, es decir, una prótesis parcial o una prótesis total.

Los resultados de la artroplastia de rodilla son muy buenos. El paciente mejora significativamente y su estancia en el hospital no excede de una semana.

Para saber más sobre la cirugía para corregir la gonartrosis de rodilla, pincha en la siguiente imagen:

Conocer más sobre la operación de prótesis de rodilla

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 27-04-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Prótesis total de Rodilla (Artroplastia)

Prótesis total de Rodilla (Artroplastia)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 7.990 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso