Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿Qué síntomas presenta una hernia epigástrica?

5 (100%) 577 votos
18-05-2015
¿Qué síntomas presenta una hernia epigástrica?
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La hernia epigástrica es un defecto en la pared abdominal que se sitúa por encima del ombligo. A través de este defecto puede salir tejido de la cavidad abdominal formando lo que conocemos como hernia.

El principal síntoma de la hernia epigástrica es la protrusión de una masa en la zona superior del abdomen, que puede ser o no dolorosa.

La solución definitiva para eliminar una hernia epigástrica es la cirugía, mediante la cual se reintroduce el saco herniario y se cierra la pared abdominal dañada.

​​

¿Qué es una hernia epigástrica?

Antes de saber qué es una hernia epigástrica debemos tener claro qué es una hernia abdominal.

Una hernia abdominal es la proyección hacia el exterior de parte del tejido del interior de la cavidad pélvico-abdominal formando un bulto visible y palpable debido a un defecto en la pared interior del abdomen.

Cuando hablamos de hernia epigástrica, nos referimos al tipo de hernia abdominal que aparece en la línea media, es decir, entre la parte más baja del esternón y el ombligo.

¿Qué causa una hernia epigástrica?

En la zona del abdomen que se sitúa por encima del ombligo, las fibras aponeuróticas (un tipo de tendón) están entrecruzadas, lo que implica que esa zona del abdomen sea más resistente. Sin embargo, en las personas que sufren una hernia epigástrica, el entrecruzamiento de estas fibras no es uniforme y está más separado, lo que favorece la posibilidad de que se produzca un desgarro de la zona.

Solicitar cita con un especialista en hernia epigástrica

Este entrecruzamiento de fibras aponeuróticas es de origen congénito, por lo que si no están bien formada, con el tiempo se irá debilitando hasta formar la hernia. De todos modos, aunque la aparición de una hernia epigástrica tenga como factor principal deficiencias congénitas, el debilitamiento y la presión de la pared abdominal tienen un papel relevante en su formación:

  • Debilitamiento de la pared abdominal, que se puede producir debido a un levantamiento de peso excesivo, la realización de grandes esfuerzos físicos, embarazo, envejecimiento, sobrepeso y en general, todo lo que tenga que ver con realizar cualquier actividad que aumente la presión en el tejido del abdomen.
  • Debilitamiento de la pared abdominal y posterior desgarro debido a una incisión quirúrgica previa.

Las hernias epigástricas se presentan en, aproximadamente, el 5% de la población, siendo más frecuente su aparición en hombres que en mujeres y en adultos jóvenes y de mediana edad.

Síntomas de una hernia epigástrica

El abultamiento de la zona entre el ombligo y el esternón es el síntoma más común y el que permite el diagnóstico de la hernia. Debemos tener en cuenta que cuando hay un defecto en la pared abdominal, sale al exterior una especie de bolsa o saco que se percibe como un abultamiento en la zona. Este bulto puede hacerse más evidente cuando el paciente realiza un esfuerzo abdominal.

Es posible que la hernia no presente síntomas de dolor, lo cual no quiere decir que no deba ser revisado por un especialista y requiera cirugía para evitar futuras complicaciones (hernia incarcerada o estrangulada).

El momento en que el paciente siente dolor suele ser cuando la hernia se forma o aumenta de tamaño debido a algún esfuerzo añadido en la zona.

En niveles posteriores, cuando la hernia ya está instalada, el dolor es más leve, lo que hace que el paciente lo tolere con más facilidad e incluso se acostumbre a él.

Es importante reparar quirúrgicamente la hernia epigástrica antes de que se produzcan complicaciones ya que éstas pueden requerir un cirugía de urgencia y conllevar complicaciones intraoperatorias.

Cirugía de hernia epigástrica

Síntomas de una hernia epigástrica incarcerada

El principal síntoma para determinar que se trata de una hernia epigástrica incarcerada es que no se puede reducir de forma manual. En un primer momento no tiene más complicación que esa, aunque sí que suele presentar episodios de dolor importantes que pueden obligar a llevar a cabo una cirugía de urgencia.

Del mismo modo, una hernia epigástrica incarcerada tiene muchas posibilidades de convertirse en estrangulada si parte del intestino delgado se cuela en la protuberancia y debido a la presión que ejerce el anillo herniario sobre él se produce una falta de riego sanguíneo que puede provocar la necrosis tisular que requerirá una cirugía de urgencia

Otros síntomas de una hernia epigástrica

A causa de la obstrucción parcial de parte del intestino que protruye en el saco herniario, el paciente puede sufrir estreñimiento debido a la dificultad en el tránsito de las heces.

Diagnóstico de una hernia epigástrica, descripción de síntomas y exploración física

Para determinar si se trata de una hernia epigástrica, el especialista, ya sea de atención primaria o de cirugía general, llevará a cabo dos procesos principalmente, la entrevista médica (anamnesis) y la exploración física.

Durante la anamnesis, el especialista le pregunta al paciente qué síntomas tiene y sus sensaciones sobre el problema que le preocupa. Gracias a esto, el especialista descartará otras patologías y procederá a realizar una exploración física para realizar el diagnóstico definitivo.

Durante la exploración física el especialista determinará si se trata de una hernia epigástrica y, de ser así, si es reductible de forma manual o si por el contrario está incarcerada. Si detecta que la hernia está estrangulada, será derivado directamente a cirugía para una intervención de urgencia.

En todos los casos, la única solución para el alivio de los síntomas y evitar las complicaciones mencionadas es la cirugía de hernia epigástrica.

Solicitar cita con un especialista en hernia epigástrica

Tratamiento de una hernia epigástrica

Como hemos comentado, el único tratamiento definitivo es la cirugía. A continuación explicamos los dos tipos de cirugía de hernia que existen:

  • Hernioplastia: Mediante esta técnica, el cirujano vuelve a introducir el saco herniano en el interior del abdomen y posteriormente coloca una malla de material sintético en la parte dañada de la pared abdominal.
  • Herniorrafia: Consiste en la colocación de puntos de sutura, por parte del especialista, en la zona de la pared abdominal que está dañada, cerrando así el defecto herniario.

En algunos casos asintomáticos, la hernia epigástrica puede no tratarse, aunque esto no es lo más recomendable, puesto que con el tiempo crecerá y puede traer más complicaciones. La operación de hernia epigástrica aumenta notablemente la calidad de vida del paciente, evitando complicaciones a largo plazo y eliminando por completo los síntomas. Además, corrige el aspecto estético que la hernia haya podido causar.

Si quieres saber más sobre la hernia epigástrica y su tratamiento pincha en la siguiente imagen:

¿Quieres conocer más sobre la operación de hernia epigástrica?

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 18-05-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Epigástrica (tratamiento quirúrgico)

Hernia Epigástrica (tratamiento quirúrgico)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.180 €
Financiación 
desde 106 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso