Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

La hernia umbilical durante y después del embarazo

4.5 (90%) 267 votos
21-05-2015
La hernia umbilical durante y después del embarazo
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Una hernia umbilical es una protrusión o salida al exterior de un saco herniano a través de la pared abdominal del paciente que está defectuosa.

La hernia umbilical se localiza alrededor del ombligo, por lo que la protrusión o salida del saco herniano se produce en esa zona. Es común en mujeres embarazadas.

La única solución para tratar definitivamente la hernia umbilical es la cirugía, aconsejada a las mujeres embarazadas después del parto.

¿Qué es una hernia umbilical?

Se denomina hernia a la protuberancia o salida de un órgano a través de un defecto en la pared abdominal. Cuando la pared abdominal se debilita, es posible que se desgarre. Este desgarro causa que el abdomen empuje el peritoneo y éste salga al exterior, manifestándose en el paciente como una especie de bulto o saco herniario.

En cuanto a la hernia umbilical, es el tipo de hernia que se localiza en el ombligo o alrededor del mismo. Algunas de las causas por las que se produce una hernia umbilical son: realización de grandes esfuerzos físicos, la obesidad, el embarazo, etc.

La hernia umbilical en el embarazo

Durante el embarazo, la hernia más frecuente que se produce es la hernia umbilical, que no supone ninguna complicación ni peligro para la gestación.

Solicitar cita con un especialista en hernia umbilical

La hernia umbilical en embarazadas se produce sobre todo durante la segunda mitad de la gestación y se debe principalmente al aumento de tamaño del útero. También puede producirse después del embarazo, a causa de un gran esfuerzo abdominal al dar a luz.

Las hernias umbilicales suelen ser congénitas, es decir, previo al embarazo suele existir un defecto en la pared abdominal que implica propensión a la aparición del defecto herniario, haciéndose efectivo durante el embarazo debido al aumento de la presión ejercida.

Síntomas de la hernia umbilical durante el embarazo

Normalmente, una hernia umbilical no suele presentar síntomas, sin embargo, en ocasiones se puede apreciar una especie de bulto o aumento del volumen del ombligo. Sobre todo este bulto o protuberancia puede aparecer cuando se realizan esfuerzos abdominales.

Otro de los síntomas que sufre la embarazada puede ser el dolor leve en la zona, que puede aparecer también al realizar algún esfuerzo, como al agacharse o al reírse. Cuando el dolor que se siente es importante, el doctor recomienda una faja maternal (faja abdominal).

La hernia umbilical durante el embarazo

Por lo general, las hernias umbilicales no suponen ningún riesgo para la embarazada ni para el bebé, aunque en algunas ocasiones cuando son de mayor tamaño los intestinos pueden quedar atrapados por la hernia y puede producirse lo que se llama “estrangulamiento de la hernia”, que puede causar el corte del flujo sanguíneo en la zona y ser peligroso para la madre.

Es por esto por lo que, para evitar futuras complicaciones cuando una embarazada tiene una hernia umbilical, se le recomienda no subir mucho de peso durante el embarazo y evitar los grandes esfuerzos abdominales.

Lo más recomendable cuando se sospecha que se puede tener una hernia umbilical, es consultar con el especialista para que confirme el diagnóstico y pueda recomendar el mejor tratamiento a la embarazada, tanto durante como después del embarazo.

Tratamiento de una hernia umbilical durante el embarazo

En ocasiones, la hernia umbilical no requiere ningún tratamiento cuando no manifiesta síntomas. Si bien es cierto que existe la posibilidad que en ocasiones una hernia umbilical en embarazadas sí que necesite ser intervenida. En ese caso, la intervención se realizará cuando la madre haya dado a luz, nunca durante el embarazo, puesto que podría suponer un riesgo para el feto.

Mientras la hernia no pueda ser operada (durante el embarazo, en el caso de que la madre todavía no haya dado a luz), el especialista recomendará a la paciente algunas medidas, como:

  • Cuidar la alimentación para evitar el sobrepeso.
  • Realizar ejercicio suave y moderado, como caminar.
  • Tomar una dieta rica en fibra, para evitar el estreñimiento.
  • No realizar esfuerzos abdominales.
  • Proteger la zona del abdomen con una faja especial para embarazadas.

Con estas medidas, la paciente prevendrá las complicaciones en la hernia umbilical, aunque las pacientes que no tengan una hernia umbilical también es recomendable que sigan estas medidas para evitar la posibilidad de que aparezca.

La hernia umbilical durante el embarazo

Tratamiento de una hernia umbilical después del embarazo

Después del embarazo, la hernia umbilical podrá ser corregida sin causar ningún daño.

Tras la operación, la paciente también deberá seguir unas medidas para curar la herida:

  • Evitar las actividades que requieran esfuerzo físico.
  • Evitar realizar actividades que presionen el abdomen.
  • Evitar conducir vehículos.
  • Realizar ejercicios suaves, como caminar.
  • Comer vegetales, frutas, arroz, pan integral,… En general, alimentos ricos en fibra que ayuden a prevenir el estreñimiento.

Solicitar cita con un especialista en hernia umbilical

Cirugía de hernia umbilical

En general, la hernia umbilical se corrige mediante la técnica de hernioplastia, que consiste en la colocación de una malla quirúrgica de material sintética que corrige el defecto. Para llevar a cabo la cirugía, se puede optar por dos tipos de abordajes, el abierto o el laparoscópico:

  • Abordaje abierto: mediante esta técnica, que es la convencional, el especialista realiza una incisión hasta llegar al defecto herniario, lo recoloca en el interior y a continuación coloca una malla sintética que consolida la pared abdominal.
  • Abordaje laparoscópico: mediante esta técnica, el especialista realiza 3 o 4 incisiones e introduce un laparoscopio (instrumento de tamaño pequeño que tiene una cámara en el extremo que permite ver en el interior del paciente), lo que facilita la resolución del problema. Con esta técnica también se coloca una malla protésica en el abdomen.

La operación de hernia umbilical dura entre 30-40 minutos y no suele presentar complicaciones, además mejora la calidad de vida del paciente, eliminando todo tipo de molestias que ésta pueda causarle.

Cabe destacar que lo más recomendable es realizar la intervención y evitar que pueda reaparecer en un futuro, cosa que es muy probable.

Si quieres saber más sobre la cirugía de hernia umbilical tras el embarazo, pincha en la siguiente imagen:

Conoce más sobre la operación de hernia umbilical

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 21-05-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Umbilical (tratamiento quirúrgico)

Hernia Umbilical (tratamiento quirúrgico)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.179 €
Financiación 
desde 105 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso