Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿Qué es un laparoscopio y para qué sirve?

01-11-2015
¿Qué es un laparoscopio y para qué sirve?
Valora esta Noticia:

El laparoscopio permite realizar cirugías de mínima invasión en la zona pélvico-abdominal sin necesidad de cirugía abierta.

El uso del laparoscopio es muy habitual en cirugías de cirugía general o ginecológica, destacando la extracción de vesícula y la miomectomía.

La recuperación tras una intervención realizada con laparoscopio reduce el tiempo de recuperación considerablemente.

​​

¿Qué es un laparoscopio?

El laparoscopio es un instrumento quirúrgico que se emplea para observar el interior de la cavidad abdominal y pélvica durante la cirugía. Se compone de una fuente de luz transmitida desde la fuente hasta el laparoscopio por fibra óptica, un equipo de vídeo con sus correspondientes monitores para poder visualizar y grabar la operación y de la pieza que se introduce en sí en la cavidad abdominal.

Aunque este instrumento está pensado especialmente para ser introducido en la cavidad pélvica-abdominal, existen modelos similares  para las cirugías relacionadas con el tórax (toracoscopio) y para las cirugías en articulaciones (artroscopio). Estos instrumentos se emplean del mismo modo que el laparoscopio, presentando variaciones principalmente en el tamaño del artefacto.

¿Cuál es la historia del laparoscopio?

Ya en la antigua Grecia el ser humano comenzó a indagar en la exploración de los órganos internos mediante instrumentos desarrollados para tal fin. En las ruinas de la ciudad de Pompeya también se hallaron artefacctos que permitían la exploración vaginal, similares a los que empleamos a día de hoy. Sin embargo, aparición del primer instrumento que se asemeja a lo que hoy en día conocemos como laparoscopio fue en 1805 de la mano del doctor Philipp Bozinni, quien presentó un instrumento conductor de luz que obtenía imágenes del interior del cuerpo humano a través del reflejo en lentes diseñadas para tal fin.

Este instrumento solamente fue probado en animales, hasta el año 1853, cuando fue perfeccionado por el cirujano Antoine Jean Desormeaux y se realizó la primera prueba en humanos. El mayor problema que se derivaba de su uso eran las quemaduras que producía, pues la fuente de luz provenía de una lámpara de queroseno. Sus primeros usos fueron la exploración de los órganos reproductores femeninos. Con el paso de los años, numerosas celebridades como Thomas Edison han aportado su mejora al laparoscopio, principalmente en cuanto al método de transmisión de la luz y en de visionado de las imágenes.

Intervención por laparoscopia

Fue en el año 1911 cuando se realizó la primera incisión en la cavidad torácica de un humano para introducir el aparato, ampliando sus usos desde el estudio ginecológico que se otorgó al principio.

En 1974 se empleó por primera vez la luz por fibra óptica como se utiliza hoy en día, y ya en el año 1986 se introdujo la primera minicámara que permitió el uso de monitores externos donde poder observar la intervención quirúrgica con total precisión. A día de hoy ha evolucionado enormemente la calidad de grabado y reproducción, de manera que la tecnología empleada en el laparoscopio es mucho más pequeña y el proceso se graba en HD  e incluso con tecnología 3D.

¿Para qué sirve el laparoscopio?

La laparoscopia es una operación mínimamente invasiva que permite observar el interior de la zona abdominal mediante una pequeña incisión en la pared abdominal, por la cual se introduce el laparoscopio (evitando la cirugía abierta). Por este motivo, también se utiliza para realizar diagnósticos acerca de dolores en la zona abdominal o pélvica en los casos en los que las radiografías no son claras. Además es de gran utilidad para el tratamiento del cáncer, al poder observar si han aparecido nuevos tumores (metástasis).

¿En qué cirugías se utiliza el laparoscopio?

Históricamente el laparoscopio se utilizaba primero en la observación del aparato reproductor femenino y más tarde en la cirugía ginecológica, como la ligadura de trompas, además de por otro lado en la cirugía relacionada con la vesícula biliar. A día de hoy esta técnica puede utilizarse en prácticamente todas las cirugías abdominales y pélvicas, como pancreatectomías, apendicectomías, cistectomías, cáncer, colitis, esterilizaciones, prolapso rectal, úlceras, estreñimiento grave. etc. De entre ellas, las operaciones más comunes son las siguientes:

Cirugías laparoscópicas de cirugía general y del aparto digestivo

  • Operación de colecistectomía por laparoscopia. La operación de colecistectomía por laparoscopia consiste en la extirpación de la vesícula, afectada de piedras en la vesícula u otras patologías, a través de 2 ó 3 incisiones realizadas en el abdomen, por las cuáles se introduce el laparoscopio, a través del cuál el cirujano observará el interior de la cavidad abdominal, además del instrumental quirúrgico para la extracción. Esta intervención reduce el tiempo de recuperación considerablemente.
  • Operación de hernia por laparoscopia. Esta cirugía consiste en la reparación de una hernia desde el interior del abdomen. La cirugía convencional se realiza desde el exterior mediante cirugía abierta, colocando la malla quirúrgica desde el exterior. En el caso de la cirugía laparoscópica, el cirujano realiza la operación desde el interior del abdomen, lo que mejora los tiempos de recuperación postquirúrgica.

Operación de vesícula por laparoscopia

Cirugías laparoscópicas de cirugía ginecológica

  • Operación de histerectomía laparoscópica. Esta intervención consiste en la extirpación del útero de la mujer sin realizar una cirugía abierta, lo que permite una recuperación mucho más rápida. Se trata de una cirugía llevada a cabo por problemas graves, como tumores o miomas múltiples y de gran tamaño. Para conocer más sobre la histerectomía por laparoscopia puedes visitar este enlace: Histerectomía laparoscópica
  • Operación de miomectomía laparoscópica. La miomectomía laparoscópica permite al cirujano llevar a cabo la extirpación de miomas en el útero de forma mínimamente invasiva. La mejor forma de comprender esta cirugía es leyendo el paso a paso de la miomectomía por laparoscopia.

¿Qué ventajas presenta la laparoscopia?

La cirugía laparoscópica presenta numerosas ventajas en cuanto al tratamiento del paciente. La laparoscopia se ha situado como primera opción en muchas operaciones al reducir muchos riesgos que presenta la cirugía convencional abierta.

En primer lugar, mientras que en la cirugía convencional se realiza un único corte desde donde se realiza la intervención, en la laparoscopia se realizan varias incisiones de un tamaño menor, que permiten al cirujano realizar su labor. Como en la cirugía laparoscópica la superficie dañada en las incisiones es mucho menor que en cirugía abierta, se reduce notablemente el dolor postoperatorio en el paciente, así como la posibilidad de que la herida ocasionada se infecte o se genere una hernia. En consecuencia, el paciente se recupera de la operación mucho más rápido, reduciendo el tiempo de estancia en el hospital y los cuidados en casa, pudiendo volver a la normalidad en un periodo mucho más reducido que tras una operación de cirugía abierta.

Ventajas de la operación por laparoscopia

Por otra parte, los instrumentos que se emplean en la laparoscopia son más pequeños y delicados, de manera que se manipulan en menor medida los tejidos y el intestino, lo que hace que la pérdida de sangre del paciente sea menor y altera en menor medida los mecanismos inmunológicos del organismo.

Por último, la diferencia en la estética entre una cirugía laparoscópica  y una cirugía abierta convencional es notable. Una laparoscopia ocasiona una cicatriz mucho menor que la cirugía convencional, con lo que el resultado estético final en el paciente es mucho mejor.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 01-11-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso