Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Lesiones de rodilla, prevención, causas, tipos y tratamientos

4.9 (98%) 633 votos
06-11-2015
Lesiones de rodilla, prevención, causas, tipos y tratamientos
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Las rodillas son una parte muy importante del cuerpo humano. Resultan imprescindibles para poder caminar.

Hay muchos componentes de los que dependen para funcionar: huesos, cartílagos, músculos, ligamentos y tendones, principalmente.

Una lesión en alguna de estas partes de la rodilla genera dolor y puede hacer que las rodillas no funcionen correctamente.

¿Cómo prevenir las lesiones de rodilla?

Hay muchos problemas de las rodillas que se pueden prevenir, aunque hay otros que no. Las siguientes recomendaciones resultan muy beneficiosas para cuidar nuestras rodillas:

  • Fortalecer los músculos de las piernas caminando o montando en bicicleta, por ejemplo. Así los músculos podrán mantener mejor a las articulaciones.
  • Mantener un peso saludable para no hacerlas soportar demasiado peso.
  • Realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento antes y después de practicar algún deporte, para aumentar el flujo sanguíneo.
  • Evitar los cambios bruscos en la intensidad de los ejercicios.

¿Cuáles son las principales causas de lesiones de rodilla?

Las causas más frecuentes de los diferentes tipos de lesiones en las rodillas suelen ser:

  • Recibir un golpe fuerte en la rodilla, ya sea directo o mediante una caída o accidente.
  • Padecer enfermedades como la gota o la osteartritis.
  • Tener sobrepeso.
  • En accidentes de tráfico, si se golpea con las rodillas en algún punto del vehículo.
  • La práctica de deportes que conlleven cambios rápidos de dirección, saltos, parones, etc.

Solicita consulta para una lesión de rodilla

Tipos de lesiones de rodilla

Rotura de menisco

El menisco es un fibrocartílago perteneciente a la articulación de la rodilla. Su función es la de canalizar las fuerzas sin que produzcan daños en los cartílagos.

Los meniscos de las rodillas hacen posible distribuir las cargas entre las diferentes partes de la rodilla y absorben impactos.

Su rotura suele ser por un traumatismo debido a un movimiento brusco e inapropiado.

Síntomas de una rotura de menisco

  • Oír un ruido seco al producirse la lesión.
  • Hinchazón y dolor en la rodilla que empeoran al caminar o al flexionar la rodilla en general.
  • Puede llegar a producirse un derrame en la articulación.

Hay que evitar depositar el peso del cuerpo en la rodilla cuando se tenga el menisco dañado.

Lesión de rodilla

Rotura de ligamentos

Lesión de ligamento cruzado anterior

Las lesiones del ligamento cruzado anterior se producen cuando se rompe, de manera parcial o de manera completa, o se estira demasiado el ligamento cruzado anterior, ubicado en el interior de la articulación de la rodilla.

Síntomas de lesión de ligamento cruzado anterior

  • Se oye un chasquido en el momento en que se produce la lesión.
  • Inflamación y dolor en la rodilla, que aumentan cuando se intenta caminar.

Lesión de ligamento cruzado posterior

Las lesiones del ligamento cruzado posterior se producen cuando se rompe, de manera parcial o de manera completa, o se estira demasiado el ligamento cruzado posterior, ubicado en el interior de la articulación de la rodilla.

Síntomas de lesión de ligamento cruzado posterior

  • Dolor e inflamación en el área de la rodilla.
  • Inestabilidad para permanecer de pie.
  • Dificultad a la hora de caminar o realizar otras actividades.

Lesión de rodilla

¿Qué tratamientos hay para las lesiones de menisco y de ligamentos cruzados?

Podemos diferenciar entre tratamiento conservador y tratamiento quirúrgico:

Tratamiento conservador de lesiones de rodilla

Si la lesión que se sufre en el menisco o en los ligamentos cruzados no es muy grave, se pueden llevar a cabo una serie de tratamientos conservadores que pueden llegar a evitar la intervención quirúrgica en la zona. Aunque si la lesión es grave o se encuentra en un estadio muy avanzado la mejor solución será la artroscopia.

El tratamiento conservador consiste en la realización de una serie de ejercicios de rehabilitación para fortalecer los músculos de la articulación de la rodilla. Con esos músculos fortalecidos, el esfuerzo que debe hacer la rodilla para moverse se reparte de una manera más equitativa y la presión sobre la zona dañada disminuye.

Después de estas sesiones de rehabilitación el paciente necesitará analgésicos para combatir los dolores derivados y hielo para reducir la inflamación de la zona.

Artroscopia de rodilla para lesiones de menisco y ligamentos

El tratamiento más empleado para reparar las lesiones del menisco y de los ligamentos cruzados es la artroscopia.

La artroscopia consiste en un tipo de cirugía mínimamente invasiva, una técnica laparoscópica, que suele tener muy buenos resultados sobre estas lesiones.

Para realizar esta intervención, se pueden emplear tres tipos de anestesia distintos:

  • Anestesia local: solo se anestesia la zona de la rodilla.
  • Anestesia raquídea: puede ser epidural o espinal y adormece de la cintura para abajo.
  • Anestesia general: se duerme al paciente por completo.

Después de aplicar la anestesia, se desinfecta la zona de la piel de la rodilla y se procede a comenzar con la técnica laparoscópica.

Mediante unas pequeñas incisiones en la rodilla, se introduce un laparoscopio que permite observar e intervenir en el interior de la rodilla sin que sea necesario realizar grandes cortes para acceder a la zona.

Al tener que realizar menos incisiones y más pequeñas, la recuperación es más rápida.

Después de la intervención, se cierran las pequeñas incisiones que se han hecho con puntos de sutura.

Es muy frecuente que una vez que haya pasado un día o dos desde la intervención, el médico le mande realizar una serie de ejercicios muy ligeros para potenciar la movilidad de la articulación.

Solicita consulta para una lesión de rodilla

Lesiones degenerativas de rodilla

La artrosis de rodilla

La artrosis es una enfermedad crónica y degenerativa que se produce por el deterioro progresivo del cartílago de las articulaciones, principalmente a causa de la edad.

La artrosis provoca dolor a la hora de caminar y realizar cualquier tipo de actividad que implique mover las rodillas.

Sus síntomas van presentándose poco a poco y se van agravando con el paso del tiempo.

Síntomas de la artrosis de rodilla

  • Dolor excesivo en la zona de la rodilla con la consiguiente obstaculización de la movilidad. Con el avance de la artrosis el dolor no solo se produce cuando se está en movimiento, sino también cuando se está en reposo.
  • En ocasiones se puede producir un derrame articular.
  • Rigidez en la zona al permanecer mucho tiempo en la misma posición.
  • Hinchazón en el área de la rodilla.
  • En ocasiones la temperatura de la rodilla puede ser muy alta y dar al paciente la sensación de que “está ardiendo”.
  • Con el tiempo se puede llegar a producir una deformación de la zona de la rodilla, debido a la reacción del hueso ante el problema en la articulación.

Lesión de rodilla

Tratamientos para la artrosis de rodilla

Tratamiento conservador

Si la artrosis en la rodilla se encuentra en una fase inicial, se podrán calmar el dolor y la inflamación con antiinflamatorios y analgésicos. Para frenar el avance de la artrosis es necesario que el paciente tenga un peso adecuado, ya que el sobrepeso prerjudica gravemente las rodillas con artrosis.

También se pueden inyectar corticoides o ácido hialurónico para disminuir el dolor y la inflamación. Pero al tratarse de una enfermedad degenerativa, conforme vaya avanzando la solución más conveniente será el implante de una prótesis de rodilla.

Implantación de una prótesis de rodilla

La artrosis es una enfermedad degenerativa, por eso no puede llegar a curarse por sí misma y puede llegar a dificultar mucho la vida de las personas que la padecen, debido a que su movilidad se va reduciendo poco a poco hasta llegar incluso a hacerles prácticamente imposible el caminar debido al dolor que sienten.

La solución más efectiva para solucionar la artrosis de rodilla es implantar una prótesis. Esta intervención también es conocida como artroplastia de rodilla.

El procedimiento consiste en retirar el cartílago y las partes del hueso que se encuentran dañadas y se colocan unas piezas artificiales que cumplan sus funciones.

Este tipo de intervención es una intervención bastante importante, ya que hay que sustituir partes fundamentales que hacen posible la movilidad de la rodilla.

La anestesia que suele emplearse para este tipo de intervención suele ser la general, el paciente queda dormido por completo, o la anestesia raquídea, que adormece al paciente de la cintura para abajo.

Al tratarse de una operación importante, el postoperatorio es más largo en comparación a otras intervenciones menores. El paciente suele tener que permanecer en el hospital durante una semana después de la intervención para poder mantenerlo en observación y poder detectar cualquier tipo de complicación lo antes posible.

Lesión de rodilla

¿Qué tipos de prótesis de rodilla hay?

Hoy en día existen muchos tipos de prótesis diferentes que se pueden implantar en la rodilla. Estos tipos varían en función de multitud de factores, como por ejemplo si la sustitución debe ser parcial o completa, el modo más óptimo de implantarla o la movilidad de los materiales que la componen.

En función del caso concreto de cada paciente el médico le recomendará cuál es el tipo de prótesis que mejor se adapta a su rodilla y que mejores resultados puede proporcionarle de cara al futuro.

Existen 2 tipos principales de prótesis para realizar una artroplastia en la rodilla:

  • Prótesis unicompartimental: con ella solo se reemplaza una parte de la rodilla, estas prótesis están aconsejadas para artrosis leves.
  • Prótesis tricompartimental: con ella se reemplaza la rodilla completa. Son las prótesis más usadas y existen distintos tipos de modelos según las particularidades de cada paciente. 
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 06-11-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.649 €
Financiación 
desde 226 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso