Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Cálculos vesicales, qué son, causas, síntomas y tratamiento

5 (100%) 776 votos
05-06-2017
Cálculos vesicales, qué son, causas, síntomas y tratamiento
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Los cálculos vesicales son masas solidas de mineral que aparecen en la vejiga.

La dieta y la toma de líquidos sirven para evitar su aparición.

La litotricia con láser holmium es el mejor tratamiento contra los cálculos vesicales.

¿Qué son los cálculos vesicales?

Los cálculos vesicales son acumulaciones salinas que se forman en la vejiga urinaria. Las sustancias salinas que conforman los cálculos o piedras se encuentran en la orina. Los motivos por el que se producen las acumulaciones salinas se deben a un aumento de la presencia en la orina de ciertos componentes químicos, cambios metabólicos o una bajada en la cantidad de orina. Afectan en la aparición de piedras vesicales la presencia de las sustancias salinas y la incapacidad para disolverlas cuando aparecen.

Hay que asegurarse de consumir la cantidad de líquido suficiente como para producir la orina que evite la formación de cálculos. Cuanto menor sea la cantidad de orina, mayor es el riesgo. El peligro de formación de piedras vesicales lo encontramos a partir de producir menos de un litro de micción.

La aparición de cálculos de ácido úrico está condicionada por la acidez de la orina. Los cálculos de fosfato aparecen en orines muy alcalinos.

Los cálculos vesicales son mucho más frecuentes en hombres que en mujeres. Los cálculos vesicales ocurren menos que los cálculos renales. Las personas somos más proclives a padecer de cálculos a partir de los 30 años. Las personas que ya han padecido piedras de cualquier tipo son más proclives a repetir.

Cálculos vesicales, paciente

Tipos de cálculos vesicales

A partir de la combinación de sustancias que contengan, diferenciamos diferentes tipos de cálculos vesicales:

  • Cálculos de calcio. Son los más comunes y suelen aparecer en varones con una edad que va de los 20 a los 30 años.
  • Cálculos de cistina. Están relacionados con aquellas personas que padecen de cisturina, un trastorno hereditario.
  • Cálculo de estruvita. Suelen padecerlos las mujeres y su aparición se debe a infecciones urinarias.
  • Cálculo de ácido úrico. Son los cálculos propios entre personas que padecen de gota o sometidos a quimioterapia. Aparecen menos en mujeres que en hombres.
  • Calculo coraliforme. Tienen una forma de coral muy característica. Tienen un tamaño mayor al normal y surgen por infecciones urinarias relacionadas con la bacteria Proteus

Causas de los cálculos vesicales

La falta de fluidos en el sistema renal es lo que provoca la aparición de piedras vesicales. Aunque durante un tiempo se creyó que era así, el tipo de líquido ingerido no afecta a la formación de las sustancias salinas que dan como resultado los cálculos vesicales. Lo que sí ocurre es que la toma excesiva de alimentos con vitamina C, aumenta la excreción urinaria de oxalato, dando como resultado un mayor riesgo de cálculos vesicales.

El factor hereditario es una de las principales causas de cálculos vesicales. Las personas con antecedentes en su familia son más propensas a padecerlos. Estas personas deben asegurarse de producir un mínimo de dos litros de orina diarios. También deberían vigilar su color y olor. Una micción con un olor débil y un color claro implica menos riesgo de piedras vesicales.

Otra causa de cálculos en la vejiga es un bloqueo en la base de la misma. Este bloqueo fomenta la acumulación de sustancias que dan como resultado la piedra. Infecciones urinarias, un agrandamiento de la próstata y padecer de vejiga neurógena, son otras causas a tener en cuenta.

La dieta es otro factor muy importante. La clave está en evitar las dietas que abusen de la sal, el azúcar y las proteínas. Si se ha sufrido concentraciones de calcio previamente hay que prestarle mayor atención a la dieta.

Aunque el calcio es un elemento predominante en la formación de cálculos vesicales no hay que prescindir de él. En cambio, sí conviene evitar los suplementos de calcio pues estos pueden causar piedras vesicales.

Cálculos vesicales, paciente

Aquellas personas con sobrepeso que superen los 40 años tienen una mayor probabilidad de producir piedras vesicales. En igual situación están aquellos que padecen de gota, hipertensión o diabetes.

Existen medicamentos que contienen elementos químicos que provocan cálculos. Entre estos elementos químicos se encuentran: indinavir, quasifenesina, silicato, atazanavir, triantereno y sulfa.

Síntomas de los cálculos vesicales

El mayor síntoma de los cálculos vesicales es el conocido como cólico renal. Este es un dolor extremo que tiene un inicio y un fin repentinos. Es un dolor parecido al calambre que puede situarse en la espalda, el área del riñón, la parte baja del abdomen, la ingle o los testículos. En hombres el dolor puede llegar hasta el extremo del pene.

Orinar sangre es otro síntoma típico de tener piedras en la vejiga. Esto se debe a que el cálculo hiere las piedras del sistema renal provocando el sangrado. El malestar de los cálculos puede desencadenar náuseas y vómitos. Es normal sentir que se tiene que miccionar con mayor frecuencia e incluso se puede sentir que no se ha quedado satisfecho al acabar. El ardor durante la micción es otro síntoma característico.

Que los cálculos vengan acompañados de escalofríos y fiebre es porque estos han provocado infecciones en la vejiga o el sistema urinario.

Los síntomas producidos por un cálculo no tienen relación directa con su tamaño. Una piedra pequeña de alrededor de 2 mm puede provocar muchas molestias, pero otra de mayores proporciones puede expulsarse con la orina sin problemas.

Prevenir los cálculos vesicales

El mejor método contra los cálculos vesicales es la prevención. Estos consejos ayudan a prevenir la creación de piedras en la vejiga:

  • Comer un máximo de dos porciones de carne al día.
  • Ingerir de una cucharada pequeña de sal.
  • Consumir 10 vasos de líquido para asegurarse de orinar lo suficiente.
  • Tomar hierbas diuréticas como el perejil, la ortiga y el diente de león.

Diagnosticar los cálculos vesicales

Cuando alguien padece alguno de los síntomas propios de los cálculos vesicales, es necesario hacer una radiografía o una ecografía. Esto hará que el médico sepa la posición, el tamaño y la cantidad de las piedras.

Si la radiografía o la ecografía no son suficientes como para diagnosticar los cálculos, hay que realizar una exploración del sistema urinario mediante una pielografía intravenosa (PIV). La pielografía intravenosa consiste en inyectar sustancias radiopacas y después realizar una radiografía abdominal. Todo esto hay que hacerlo durante la excreción de los riñones.

Los cálculos también se suelen detectar durante análisis de orina o sangre. Estas técnicas sirven para comprobar la cantidad de las sustancias salinas que se tiene.

Resulta normal que los cálculos vesicales no provoquen síntomas que se noten a primera vista. Estas piedras se suelen descubrir durante las radiografías de los exámenes generales.

Tratamientos contra los cálculos vesicales

La elección de un tratamiento determinado contra los cálculos vesicales está condicionada por el tamaño, la posición y la cantidad de los mismos.

Los cálculos pequeños no suelen necesitar de un tratamiento específico. La piedra suele desaparecer tranquilamente por la orina. Si el cálculo provocará dolor, el médico puede recetar medicamentos que lo apacigüen.

Si son cálculos de mayor tamaño, se utiliza la litotricia extracorporal por ondas de choque o ESWL. Esta técnica se basa en emplear una máquina de ondas de choque para romper el cálculo y de esta forma expulsarlo durante la micción.

Cálculos vesicales, paciente

Otra opción es la de introducir un instrumento muy delgado que quepa por la uretra y la vejiga. Con este instrumento se pueden encontrar las piedras, retirarlas y romperlas. Para realizar la intervención es necesario sedar la zona en la que se va a intervenir, y así evitar molestias innecesarias al paciente.

Por su parte, la nefrolitotomia percutánea consiste en realizar una pequeña incisión con la que se hace un túnel hasta el riñón. A través de este túnel se introduce el nefroscopio para encontrar y extraer el cálculo.

Existen cálculos a los que por posición o tamaño resultan muy difícil de extraer. En estos casos es necesario recurrir a la cirugía. La cirugía es muy útil frente a cálculos que están creciendo, o cuando el dolor es insoportable.

Operación de litotricia endouteral con láser holimum para cálculos vesicales

Para deshacerse de cálculos vesicales el mejor tratamiento es la litotricia endouteral con láser holmium. Este procedimiento permite que la piedra desaparezca sin que el paciente tenga que sufrir ninguna incisión. Se trata de uno de los tratamientos menos invasivos contra las piedras de la vejiga.

La litotricia con láser holmium y la litotricia extracorpórea se diferencian en que la primera permite eliminar la mayoría de los cálculos a la vez que se realiza la intervención. Su duración depende de la cantidad, la dureza, la localización y el tamaño de los cálculos. La media se encuentra entre los 45 y 60 minutos.

Postoperatorio de la operación de cálculos vesicales

La intervención de cálculos en la vejiga conlleva en la gran mayoría de los casos, la desaparición total de los cuerpos y de los síntomas.

Solo en casos muy puntuales las piedras pueden reaparecer. La reaparición suele estar provocada por el desconocimiento de las causas particulares del caso y, por lo tanto, no se ha podido establecer un tratamiento personalizado.

Que el paciente no siga los consejos postoperatorios del doctor, también pueden provocar la reaparición de los cálculos. Los consejos del doctor también sirven para evitar las posibles infecciones urinarias. El riesgo de sufrir estas infecciones está condicionado al tiempo que se ha tardado en realizar el tratamiento. 

¿Quieres solicitar cita para la operación de litotricia con láser holmium para cálculos vesicales?

Si quieres operarte para eliminar los cálculos vesicales que te hacen la vida imposible, recuerda que puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica con nuestros especialistas para conocerles, que revisen tu caso y decidir juntos la mejor opción para tu problema médico. Puedes solicitar la cita pinchando a continuación:

Solicitar cita para la operación de litotricia con láser holmium

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 05-06-2017

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Urología Urología
Operación de litotricia endoureteral con láser holmium (Cálculos renales y ureterales)

Operación de litotricia endoureteral con láser holmium (Cálculos renales y ureterales)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.986 €
Financiación 
desde 194 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso